Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) Bienestar y la organización Ni un Repartidor Menos y Ni una Repartidora Menos lanzaron una campaña dirigida a trabajadores de plataformas para credencializarse y tener acceso a atención médica y hospitalaria.
La convocatoria, dirigida a los 500 mil personas que laboran con plataformas, se abrió el 30 de junio y busca que ellos y sus familias tengan acceso a servicios de salud de manera gratuita, dijo Saúl Gómez, fundador de la organización.
«Está diseñado para quienes laboran por su cuenta como repartidores, conductores, meseros. No tiene cuota y las familias también se pueden unir al IMSS-Bienestar», aseguró en entrevista.
Con la credencialización tendrán acceso a la atención médica, fármacos, consultas, estudios de laboratorio e intervenciones quirúrgicas, pero no a ahorrar para la pensión.
Gómez dijo que, por parte de las plataformas, sólo tienen cobertura de salud en el tiempo que entregan los pedidos.
Este fue el acuerdo entre organizaciones de trabajadores de plataformas y las empresas a través de un decálogo que se expidió en 2022.
«Mientras tengas un pedido, las plataformas te protegen: Uber, Rappi y DiDi tienen seguros particulares para atención médica y medicinas en hospitales privados.
«Eso está bien, pero queremos alcanzar la seguridad social, como cualquier empleado. Es un camino largo el que queda», opinó.
Dijo que buscan reunirse con la virtual Presidenta electa, Claudia Sheinbaum, para que la cobertura del IMSS se haga realidad para este grupo de trabajadores.
Pese a tener acceso al IMSS-Bienestar, el objetivo es ser afiliado al IMSS, pues son trabajadores que pagan impuestos y tienen derecho a esta cobertura, expuso.
«El Gobierno es el que más se ha beneficiado de nosotros porque nos cobra impuestos semanalmente», advirtió.
El IMSS lanzó una prueba piloto hace dos años, pero no resultó porque las cuotas eran incosteables para los repartidores.
«Se lanzó un programa piloto hace dos años, pero no funcionó porque eran unas cuotas muy altas, eran de 40 pesos al día, que son mil 200 pesos al mes», consideró.
En el decálogo de las organizaciones de repartidores se establece que el modelo de protección social que les parece adecuado consiste en la participación de plataformas del Gobierno y los prestadores de servicio, los cuales aportarán un porcentaje del costo de la protección social para cobertura del IMSS.