Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La CFE no solo será un monopolio al tener el control de todo el mercado eléctrico, también se convertirá en un monopsonio al ser el único comprador de energía privada y el único vendedor a usuarios finales.
Montserrat Ramiro, ex comisionada de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) explicó que en un monopolio una sola empresa genera un bien o servicio, pero se convierte en monopsomio cuando es la única que puede comprar el producto.
Expuso que esto le permitirá a la CFE determinar el precio, a quiénes y bajo qué condiciones se compra.
«Esto es peligroso porque imagina que los empresarios de algún estado están ejerciendo algún tipo de presión política y se quejan continuamente del servicio, pues simple y sencillamente (CFE) podría decidir no venderles energía y prácticamente apagar a un estado o a una industria», advirtió.
Óscar Ocampo, coordinador de Energía del IMCO, explicó que con el cambio se le va a pedir atender a toda la cadena sin apoyo alguno, lo representa riesgos operativos y financieros.

¡Participa con tu opinión!