Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La reforma eléctrica del Presidente Andrés Manuel López Obrador propone regresar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) el control del despacho eléctrico, anunció Rocío Nahle, Secretaria de Energía.

Con ello, las energías solar y eólica, que eran las primeras en el esquema vigente, quedarán -junto con el gas de los privados- en los últimos lugares en el orden de despacho.

«Miren, en 2013, fuera de la ley, la Secretaria de Energía publicó un acuerdo y con ello, con ese acuerdo, limitó el despacho de la electricidad de la CFE a la red de transmisión, incluso violando la ley de la industria eléctrica en su artículo cuarto y con ello fijó el siguiente orden: lo primero que se produce a las 8 de la mañana se sube la electricidad nuclear, después la solar y la eólica, que son intermitentes, posteriormente la geotermia, posteriormente el gas y hasta sexto lugar se enviaron a las hidroeléctricas, al final la térmica y el carbón, esto se hace todos los días».

«En esta reforma eléctrica el nuevo despacho de las centrales eléctricas primero serán las hidroeléctricas, porque es la energía más limpia, firme y constante, y la más barata, posteriormente la nuclear, tenemos una planta nuclear, después la geotermia, que utiliza el calor del subsuelo, y que es sustentable, y que es de la CFE, posteriormente va el despacho de la CFE que produce a través de gas y térmica, para dejar las intermitentes, como la eólica y la solar en sexto y en el séptimo (lugar), y posteriormente el gas de privados y al final el carbón».

La reforma, detalló, pretende también eliminar los contratos legados.

«La CFE va controlar el despacho de la electricidad y podrá vender su electricidad producida y obtener mayores ingresos, asimismo seguirá garantizando llevar a los 46.2 millones de usuarios energía constante las 24 horas a precio bajo».

«A la CFE en la reforma de 2013 se le impuso un esquema llamado contrato legado, que son acuerdos impuestos entre dos de las subsidiarias de la propia CFE para que compren electricidad entre ellas, a precios generalmente altos y que impactan en las finanzas de la empresa».

La funcionaria descartó que la Cuarta Transformación pretenda el monopolio del mercado y afirmó que la transición eléctrica será controlada por el Estado y que la desaparición de órganos reguladores es para evitar burocracia.

Nahle acusó que a la CFE siempre la dejaban al final y que CFE ha pagado 6 mil millones de pesos a privados por energía limpia.

La funcionaria aseveró que la idea de que la energía limpia de privados es barata no es cierta.

«En 2013 se implementaron Certificados de Energía Limpia (CEL). La CFE los entrega por energía eólica y solar a los productores privados y se obliga a la CFE a que compre estos certificados, ya que es la única empresa que vende electricidad al público. Actualmente la CFE ha pagado más de 6 mil millones de pesos de estos CEL».
‘A robar a otro lado’
Los medios de comunicación, acusó, están al servicio de las grandes corporaciones del sector eléctrico, pues hablan de expropiar pese a que la iniciativa privada tendrá una participación en el mercado del 46 por ciento.

«Si quieren hacer negocio, ahí está, negocio con ganancias razonables, a robar a otro lado. Tampoco es el tiempo de antes que nada más levantaban la mano o apretaban el botón y todo quedaba el anonimato», dijo el tabasqueño de cara a la discusión de su iniciativa en el Congreso.

El Mandatario federal advirtió que, si no se hace la reforma a la Constitución, las empresas privadas terminarán por apoderarse de todo el sector eléctrico como en España, donde el servicio «está por las nubes».

«Ahora contrataron a un dirigente del PSOE, de alto nivel, lo nombraron vicepresidente de Iberdrola, a un político, ¿qué sabe de la industria eléctrica? Nada, nada», señaló.
Así quedaría el orden de despacho eléctrico con la reforma:
-Hidroeléctricas
-Nuclear
-Geotermia
-Gas y térmica (despacho de CFE)
-Eólica ySolar
-Gas de privados y carbón