Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Viruela, tifo, enfermedades venéreas y bancos como Santander y HSBC son una especie de “plaga” traída por los españoles, representada por el muralista Ariosto Otero Reyes en lo que será un magno mural en la explanada de la Secretaría de Gobernación (Segob).
Con personajes visiblemente siniestros que cargan letreros, el muralista mexicano también representó lo que parecen otros infortunios para México traídos del viejo continente, como los transgénicos, el sarampión y el “FMI”, siglas del Fondo Monetario Internacional.
En entrevista, el autor de más de 65 obras en México y el extranjero contó que el mural, cuyo avance es de apenas 10 por ciento, tendrá mensajes que “dialogarán” entre sí, a manera de relato, e invitarán a reflexionar sobre el pasado, pero también el presente.
“Tendrá muchos mensajes, esa es la característica de un mural, no es que tenga un solo mensaje porque entonces se volvería un solo elemento de composición, tiene un recorrido. (Es una obra) con muchas ideas y mucha contribución también a la vida de nuestro País”, dijo.
“Siempre me gusta tomar nuestro pasado maravilloso y triste, y doloroso también para darle un poco de vuelta y poner el pasado en el presente; En estos momentos históricos de nuestra vida y de nuestro mundo, obviamente que el mural siempre estará involucrando sucesos”.
Creyente de que el muralismo debe ser un libro abierto donde se “lea” visualmente lo que pasó, pero también lo que está sucediendo a manera de crítica, precisó que el mural cubrirá 380 metros cuadrados bajo técnicas de relieve y estucos esgrafiados.
“Puede ser (que plasme) los sucesos de nuestro mundo, de nuestro País en la actualidad. Hoy en día hay muchas cosas, mucha efervescencia política, social, cultural, histórica, que van a estar en ese mural seguramente”, adelantó.
“El compromiso sigue igual, es un compromiso con nuestro País, con la historia, con nuestro mundo, con nuestra vida, con nuestra gente. Es como un juego, bonito, respetuoso, para siempre engrandecer a los nuestros”.
Otero afirmó que no recibirá pago alguno por el mural y que tiene plena libertad temática y creativa para hacerlo. Lo inició hace poco más de un mes y prevé concluirlo entre junio y julio del próximo año. Éste es el tercero que pinta en la Segob.
“No hay pago de por medio. No hay nada económico. Yo siempre he gozado de la libertad para expresar mi obra, en mis 40 años como muralista en algunas ocasiones ha habido algunas sugerencias de que si ponía a fulanito o algo, pero en este caso propiamente no, para nada, toda la libertad”, afirmó.
“Este es un mural para mi País, sirvo a mi País, tengo un compromiso histórico en este momento, le sirvo a mi País, pero no, toda la libertad. Este es un compromiso cultural que yo asumo y es mi contribución a la 4T también.”.
El artista, cuyas obras también se encuentran en sitios como el Palacio del Ayuntamiento y la Lotería Nacional, se dijo abiertamente simpatizante de la 4T, aunque aclaró que no busca injerencia política o partidista.
-¿Simpatiza con la 4T?.
“Sí, abiertamente sí simpatizo. Es mi contribución sin que tenga yo inherencia política o partidista, simplemente me gusta la idea y el proyecto y creo que es esperanzador a pesar de las circunstancias y de lo mucho que de pronto se siga en contra”, respondió.