Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los convenios hechos entre el Gobierno mexicano y el cubano, para que médicos de la isla ofrezcan atención en el País no son nuevos, comenzaron a impulsarse incluso por gobiernos priistas.
En 2005, durante la gestión de Humberto Moreira como Gobernador de Coahuila, se implementó el programa Operación Milagro, por medio del cual coahuilenses viajaron a Cuba, para ser intervenidos por oftalmólogos para retirarles cataratas.
La relación de Coahuila con Cuba inició con un encuentro que sostuvo el Gobernador Humberto Moreira con el presidente cubano, Fidel Castro, y en junio de 2006 el programa fue suspendido.
Cuatro días después del encuentro entre ambos gobernantes partió a la isla el primer contingente de 70 personas a Cuba, y un segundo grupo de 135 pacientes llegó a Cuba, donde falleció uno de ellos, Jesús Salas silva, por complicaciones tras operarle un ojo.
La relación con la Isla se mantuvo en la administración del ex Gobernador Rubén Moreira, a través de tres centros oftalmológicos como el «República de Cuba», instalados en Coahuila.
El investigador del Instituto Nacional de Salud Pública, Octavio Gómez-Dantés, aseguró que el programa Operación Milagro estaba activo en toda América Latina, en México se interrumpió con el arranque del Seguro Popular.
Gómez-Dantés afirmó que además se contrataron médicos cubanos pero como asesores durante la administración de Lázaro Cárdenas Batel como Gobernador de Michoacán.
«Su papá y su abuelo tuvieron una estrecha relación con el régimen cubano.
«Ahora Lázaro Cárdenas Batel es el coordinador de asesores del Presidente y él es uno de los que está involucrado en las negociaciones (de la contratación de 500 médicos cubanos por parte del Gobierno mexicano)», agregó.

¡Participa con tu opinión!