Ricardo Carrillo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas, dio positivo a Covid-19.

“Con la novedad de que tengo #COVID19, así que a cuidarse y no tener miedo, como siempre lo dije… Nos tiene que dar a todos y vamos a estar bien”, informó en Twitter.

Desde marzo, cuando las autoridades llamaron a la población a no salir de casa para evitar una rápida propagación del coronavirus y la saturación de hospitales, Salinas Pliego llamó a no aislarse.

“Como van las cosas, parece que no moriremos por coronavirus, pero sí vamos a morir de hambre”, dijo en una reunión con directivos y empleados de sus empresas, entre las que se encuentran TV Azteca, Banco Azteca y Grupo Elektra.

Salinas Pliego, quien también es parte del grupo de empresarios que asesoran a Andrés Manuel López Obrador, aseveró que el llamado al confinamiento obedecía a presión de la oposición política al Presidente y minimizó la letalidad del virus.

El empresario señaló en ese entonces que sus empleados seguirían trabajando y que no dejarían que el miedo los dominara. Incluso, medios internacionales como The Wall Street Journal destacaron que el segundo hombre de negocios más rico del País desafiaba públicamente las recomendaciones de salud destinadas a prevenir la propagación del Covid-19.

En el principal noticiario de TV Azteca pidieron no hacer caso a las recomendaciones de la subsecretaría de Prevención de la Secretaría de Salud (Ssa), pero el propio López Obrador disculpó al presentador de la emisión.

“Creo que se equivocó mi amigo Javier Alatorre anoche, que llamó a no hacerle caso a Hugo López-Gatell. Creo que fue una actitud no bien pensada, porque Javier es una persona buena. Creo que cometió un error, como cometemos errores todos”, comentó el Mandatario al respecto.

No obstante, en mayo, Salinas Pliego siguió cuestionando a las personas sobre cuándo saldrían a la calle a realizar sus actividades normales y preguntó si una opción era quedarse encerrados “hasta que un buen día se desapendejen y decidan salir a vivir la vida con todo y sus riesgos”.

Sus empresas siguieron operando y Elektra se amparó contra la Secretaría de Trabajo federal (STPS) y en varias ciudades del País para impugnar el cierre de actividades de la firma, cuestionando la constitucionalidad de las medidas gubernamentales frente a la emergencia sanitaria.

Elektra justificó su actividad indicando que ofrece servicios y productos esenciales, como el pago de remesas, telefonía, refrigeradores, microondas y estufas, además de motocicletas para entrega a domicilio de alimentos y medicamentos.

En junio, Salinas Pliego continuó subiendo el tono de su desacuerdo. Pidió a los miembros del Consejo de Salubridad no estorbar en la contingencia por el Covid-19: “¡Ya no nos ‘ayuden’ más!”, lanzó.

“¡Mucho ayuda el que no estorba! ¡No se confundan! No hagan más reglas. ¡Ya no necesitamos más reglas! Necesitamos más libertad para elegir lo que nos conviene. ¡Déjenos! No impongan su visión autoritaria”, agregó en su blog como parte de su mensaje a las autoridades de salud.