En un medio cada vez más acelerado, donde todo mundo centra su atención en su persona y en su entorno, mira de soslayo los problemas de los demás sin detenerse a considerar qué puede hacer para ayudar a encontrar una solución, o por lo menos que se mitigue el daño.

En estas condiciones están el número de suicidios, que atrae la atención momentánea pero sin llegar al meollo del asunto; también se vive una inseguridad galopante que se pretende esconder con reuniones donde las promesas de los funcionarios policíacos son las mismas de sus antecesores.

Aunque no existe la panacea universal es necesario que para cada cosa exista una respuesta coherente y no que se trate de dorarles la píldora a los ciudadanos. Es común que ante la falta de acciones concretas se busquen salidas simples en espera de que el tiempo se encargue de sepultar las exigencias.

Dentro de todo este mare mágnum hay algo que no se quiere incluir en la agenda, pero que golpea fuertemente la conciencia social y que son los divorcios, que cada vez son más sin que se tenga en cuenta que atrás de estos hogares desechos se deja una estela de dolor, tristeza, frustración, enojo, desesperación y tantos otros males psicológicos.

Mientras siga la idea de que el contrato matrimonial no es más que un trámite y por lo mismo puede romperse en cualquier momento, crecerá el número de parejas que deciden ir por caminos diferentes sin importarles el quebranto que causan a los hijos, que a final de cuentas son víctimas inocentes de la inconsciencia de sus padres y que muchas veces se convierten en disputas jurídicas por la patria potestad que ahondan la situación.

Resulta revelador que de enero a mayo del presente año se hayan registrado 1 mil 35 divorcios en Aguascalientes, esto es, siete diarios, lo que demuestra que las pláticas prematrimoniales que a nivel civil y religioso se exige a los futuros contrayentes no tienen el soporte suficiente, por lo que se cumple a regañadientes ya que sin el papelito no pueden casarse, por lo que no estaría por demás que en ambos casos cambiaran el esquema, haciéndolo más interesante e inclusive que en lugar de la perorata habitual se haga un intercambio de ideas, donde los participantes busquen una respuesta a sus inquietudes.

La separación conyugal es sólo uno de las contrariedades que hay y que es la única que deja huella, porque también está la unión libre, de lo que difícilmente habrá datos fidedignos, pero hay miles de familias que están en esa condición, por lo que cuando se separan no se incluye en las estadísticas y sin embargo los hijos pasan por la misma etapa de pesadumbre que de los matrimonios, ya que a final de cuentas ellos también tuvieron papá y mamá juntos y que al resolver caminar por caminos opuestos les deja una sensación de abandono.

Aunque no es fácil encontrar un procedimiento que frene la disgregación marital, algo tiene que hacer la sociedad, porque dejar que siga avanzando es hacerse el harakiri y cuando se quiera llevar a cabo algo puede ser demasiado tarde. No se trata de obligar a la pareja a que siga unida cuando las circunstancias no lo permiten, pero sí que tengan conciencia de lo que puede afectar sus actos por lo que en ambos está reencauzar los pasos que un día decidieron recorrer juntos.

PRECISIÓN PRESUPUESTAL

Para que luego no salgan con que no sabían o que se les olvidó, es necesario que a la mayor brevedad se hagan los ajustes necesarios al gasto público estatal y pueda llevarse a cabo la infraestructura necesaria de los juzgados laborales que deberán estar en funcionamiento a más tardar el 24 de febrero de 2018.

Con lo anterior se dará cumplimiento a lo dispuesto en la reforma constitucional, de que los poderes judiciales federal y estatal se hagan cargo de las funciones que actualmente llevan a cabo las juntas de conciliación y arbitraje.

Aunque el titular del Supremo Tribunal de Justicia de Aguascalientes, Juan Manuel Ponce Sánchez, señaló que con o sin recursos es obligatorio asumir esa responsabilidad, es indispensable que se tenga espacio para los juzgados, que estén debidamente equipados y con antelación se haga la contratación de personal que haya sido debidamente capacitado, lo que a estas alturas ya debería estar en marcha ya que sólo queda el resto del año y principios del siguiente para hacerlo.

El Congreso del Estado tiene que atender la modificación en el presupuesto del presente año, ya que para inicios del siguiente el Poder Judicial debe contar con todo lo necesario que le permita responsabilizarse de esa área, que es igual de importante y sensible que las que lleva a cabo actualmente.

El magistrado Ponce Sánchez indicó que en la búsqueda de avanzar ya se tuvo pláticas con la Secretaría de Infraestructura y Comunicaciones, para considerar varias de las necesidades básicas que deberán atenderse, que en principio se tiene previsto establecer las Unidades de Conciliación, que para ello se requiere tener los espacios y recursos.

Estableció que el cambio de la justicia laboral al Poder Judicial dará un fortalecimiento a esta materia y garantizará la independencia, sin que esto signifique la desaparición total de las actividades que tienen lugar en la junta local, ya que se atenderán los asuntos que están en curso, con los mismos tribunales y bajo las reglas actuales, al mismo tiempo los nuevos expedientes se sujetarán al dictado de la reforma, y así, paulatinamente, se hará el tránsito de un sistema a otro.

Con el nuevo sistema de justicia laboral se pretende agilizar el contenido, lo que evitará que se alarguen los juicios ya que habrá un tiempo límite para dictar sentencia, por lo que las partes involucradas tendrán que llegar a los acuerdos correspondientes o el juez se encargará de ofrecer un fallo.

Sobre el particular la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, a través del subsecretario Rafael Avante, señaló que con la finalidad de terminar con las mentiras, la simulación y los abusos que se viven cotidianamente en la justicia laboral, esta dependencia plantea que debe haber consecuencias procesales, multas e incluso sanciones penales para evitar que trabajadores o patrones falseen información, como hasta la fecha es tradicional.

Como ejemplo puso el caso de personas que voluntariamente dejan de presentarse en el trabajo y meses después demandan a la empresa por despido injustificado, o que renuncian y luego presentan demanda porque un abogado les dijo que obtendrán mayor indemnización. En cuanto a las empresas, las hay que piden a sus empleados firmar su renuncia en hojas en blanco el primer día de trabajo, por lo que en cualquier momento pueden dejarlos cesantes.

Lo que propone la STPS es que existan consecuencias procesales cuando alguien miente y se le prueba en el procedimiento, además de tipo económico obligándolo que indemnice a la parte afectada y si es el caso se llegue a sanciones penales cuando exista plena certidumbre de que se abusó del aparato de justicia.

Son cuestiones que deben incluirse en la legislación y así se terminen las falsedades, la hipocresía y las injusticias para obtener un provecho.

PRESENCIA ECONÓMICA

Cuando Usted, amable lector o lectora, saborea un pan o come una torta, pocas veces sabe que atrás hay toda una industria en Aguascalientes, que da trabajo a más de 6 mil personas. La representación estatal de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa) estableció que son cerca de 600 panaderías, que se ha convertido en una importante mano de obra ya que requieren de panaderos, pasteleros, ayudantes, repartidores y personal administrativo. La mayoría de los negocios son de tipo familiar y poco a poco van entrando a la tecnificación, lo que es posible con la segunda o tercera generación de propietarios, que además de la venta del producto recién horneado empaqueta pan blanco e integral, lo que les permite comercializarlo en mayor escala. Siempre que deguste un pan sabrá que está contribuyendo a consolidar la fuente laboral de seis mil jefes de familia.