El Fondo de Desastres Naturales no será sencillo de eliminar por decreto, tal y como lo plantea el Gobierno Federal, ya que éste opera muy diferente a otros fideicomisos del país, pues emite bonos internacionales que deberán ser liquidados a sus tenedores, advirtió el analista financiero, Gerardo Sánchez Herrera.

Recordó que este martes pasará por el Senado de la República la liquidación de los 109 fideicomisos que operan en el país, sin embargo, advirtió que no se les puede dar el mismo trato a todos, particularmente al FONDEN, toda vez que éste tiene una operación financiera que emite bonos, los cuales fungen como un Seguro de Cobertura para el 40% del territorio nacional que está expuesto a diversos peligros naturales tales como tormentas, huracanes, inundaciones y sismos.

Señaló que el FONDEN emite bonos en dólares y la última vez lo hizo fue por 485 millones de dólares vía el Banco Mundial, a través de la colocación que hizo el Banco Internacional de la Reconstrucción y Fomento. Por lo anterior, dijo que liquidar el FONDEN por decreto, no será una tarea sencilla, pues el Gobierno Federal tendría que pagar primeramente a todos los tenedores de dichos bonos. “Primero tendrá que recuperar tales bonos, pagarles a sus acreedores y obvio que será a una sobretasa, porque se está adelantando a su vencimiento. Sería una operación similar tal y como ocurrió con el Aeropuerto Internacional de Texcoco”.

Por lo tanto, dijo que, si bien MORENA tiene mayoría para aprobar la desaparición de los fideicomisos, deberán pensar muy bien su decisión final, porque no todos los fideicomisos tienen el mismo trato y en el caso del FONDEN costará 485 millones de dólares a los mexicanos el liquidarlo. “Los caprichos del presidente López Obrador como éste de los fideicomisos pueden salir muy caro, porque no es de a gratis el extinguirlos por decreto, particularmente el Fondo de Desastres Naturales por su estructura operativa”.