Los primeros nombramientos del gabinete de la presidenta electa Claudia Sheinbaum no envían señales de separación entre la actual administración federal y el próximo gobierno, consideró el empresario Humberto Martínez Guerra.
La presencia de perfiles que ya ocupan cargos en el gobierno del presidente López Obrador, afines a la 4ª Transformación, denota que no existe una separación clara entre el mandatario y la futura presidenta, manifestó. Esta estructura genera preocupación de que se mantenga un ánimo de rencor y revanchismo en el próximo gobierno y no genera confianza en el empresariado, enfatizó.
Sobre los perfiles, expuso que hay nombramientos de carácter técnico interesantes, pero también se encuentran incondicionales de la 4ª Transformación o incluso personas que estaban en el Gobierno de la Ciudad de México y que no cuentan con buena reputación. Es el caso de Ernestina Godoy, quien era encargada de procurar justicia y no goza de la mejor referencia, puntualizó.
El dirigente empresarial señaló que este tipo de vínculos advierten de una postura conservadora para mantener una relación impositiva que parece reflejar el presidente. Martínez Guerra consideró que sólo hasta que la presidenta asuma el cargo se podrá apreciar de manera más clara el estilo del próximo gobierno, ya que parece que quiere quedar bien con todos los actores.
Confió en que, conforme avance el gobierno federal, se generen los cambios requeridos en atención a las demandas de los diferentes actores sociales, y se eviten afectaciones para la ciudadanía.