Los despidos de personal en el Congreso del Estado no es tema resuelto aún, y por lo que respecta al Sindicato Único de Trabajadores del Estado y Municipios de Aguascalientes (SUTEMA), buscarán la reinstalación del personal que quiera volver a su lugar de trabajo, pues de los 17 que aparecían en la lista de dados de baja, 3 ya aceptaron la jubilación.
Así lo expuso el asesor jurídico del SUTEMA, Rafael Román Esqueda, quien refirió que tras el diálogo con diputados de la fracción panista, el acuerdo fue volver a reunirse este viernes para llegar a un acuerdo definitivo, pues las causas del despido no son del todo claras.
Criticó la versión dada por el diputado Heder Guzmán Espejel, quien aseguró que las habían corrido por acumular quejas por malos tratos a ciudadanos que acudían a las oficinas de los diputados en busca de alguna gestión o atención, sin embargo eso no fue lo mismo que refirieron los de la fracción panista, antes bien, mostraron más disposición a llegar a algún acuerdo.
Jesús Torres Luévano, dirigente del SUTEMA refirió que en la reunión de este viernes con un grupo de diputados, se invitará a las trabajadoras y al trabajador que han sido despedidos para que expongan su punto de vista y escuchar los motivos, “por lo pronto estamos esperando que nos digan la hora”.
Román Esqueda por su parte, subrayó que los diputados han mostrado apertura a una posible negociación, “esperaremos a ver qué nos proponen”, pero de entrada la petición será la reinstalación de aquellas personas que quieran volver a su lugar de trabajo.
Si bien de los 17 inconformes, 3 aceptaron la jubilación, es algo a lo que no pueden acceder todos, pues hay trabajadores que tienen 14 o 18 años de antigüedad, “queremos que los diputados estén conscientes del problema que generan a estas familias, al correrlos en plena pandemia y más porque no los pueden correr porque sí”.
La postura del Sindicato, subrayó, es que si el interés de los legisladores es hacer un reajuste en su presupuesto, que remuevan a personal de otras áreas y entonces hagan su reingeniería, pero no toquen al personal sindicalizado, “no podemos aceptar algo que no les favorezca a ellas”.
En el marco de la mesa de trabajo que esperan tener este viernes, comentó Román Esqueda, “vamos a ser respetuosos de lo que digan los compañeros sindicalizados, ellos son los que tienen la última palabra, si aceptan la propuesta económica o si quieren la reinstalación”, pero en caso de no tener respuesta favorable, insistió, se tendrán que tomar otras acciones.

¡Participa con tu opinión!