Llama el Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes a quienes son contadores públicos certificados, a desarrollar su actividad de la manera más profesional y a estar siempre capacitados para evitar una sanción por parte de la autoridad fiscal que conlleve incluso a la suspensión definitiva, en caso de incurrir en alguna falta, así lo estableció su presidente, José Alfredo Franco Hernández.
El especialista comentó que, en el ejercicio de dicha profesión, los contadores se pueden certificar ante el Instituto Mexicano de Contadores Públicos para ejercer alguna especialización y fungir como auditores ante el SAT, o bien ante el IMSS o el Infonavit y coadyuvar en la actividad fiscalizadora del Estado. Sin embargo, resaltó que ello conlleva también una responsabilidad de hacer adecuadamente su trabajo o de lo contrario se pueden hacer acreedores a una amonestación por incumplimiento y si se es reincidente, ello puede llevar a una suspensión.
Explicó que las situaciones en que la autoridad aplica una sanción pueden ser por no tener cuidado en hacer las revisiones completas de las partidas que deben de analizarse; en casos de criterios fiscales agresivos, si toca auditar a una empresa donde hubo operaciones simuladas y no fueron observadas; o bien que por el giro particular de una empresa y se aplican criterios fiscales indebidos; o la más delicada, si el contador se ve involucrado directamente en una cuestión de delito de defraudación fiscal. “Ya son temas de hacer prácticas donde lo que se quiere es engañar al Fisco para que el contribuyente no pague el impuesto, eso implica que se le vincule a proceso y en ese caso hasta se le cancela el registro”.

UNA VEZ AL AÑO. Los contadores públicos certificados deben cubrir cada año con una capacitación de 65 horas obligatoria por parte del SAT. En caso de incumplimiento, el Fisco puede amonestarlos y si se es reincidente, también ello puede conllevar a una suspensión.

SON POCOS. Franco Hernández estableció que en el estado son pocos los contadores que están certificados ante el Colegio y en Aguascalientes hay alrededor de 100 quienes conocen las reglas a las que se deben de apegar para no incurrir en una sanción por parte de la autoridad, además de que deben renovar sus registros cada año porque de no hacerlo en automático se pierde.