En los trece últimos meses, aproximadamente diecinueve mil aguascalentenses optaron por solicitar su buró de crédito ante la necesidad e incertidumbre de conocer su historial crediticio, detectar violaciones a su privacidad, limpiar su comportamiento e imagen ante las instituciones bancarias, financieras y comerciales, informó el subdelegado de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez.

En este proceso de revisión, alrededor del 45% de esos usuarios financieros encontraron irregularidades en su comportamiento crediticio, quienes procedieron a acercarse con las instituciones correspondientes para hacer las aclaraciones pertinentes, limpiar su imagen y aspirar a nuevos créditos en el futuro, indicó.

En entrevista con El Heraldo, el subdelegado de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros mencionó que la sugerencia a la ciudadanía es que al menos dos veces al año se solicite su reporte de buró de crédito, ya sea a través de este organismo o de modo directo en la página electrónica de esa institución.

Cada usuario financiero debe desarrollar esta disciplina para garantizar que haya orden en su operación crediticia y no le vaya generar problemas posteriores como malos manejos por terceras personas o inconvenientes para tramitar nuevos créditos.

La expedición del buró de crédito es gratuita una vez al año cuando se tramite por vía electrónica por parte del usuario financiero y si el ciudadano opta acudir a la Condusef nunca se le cobrará por el servicio y además se le ayudará a interpretar la información que contiene ese reporte de su historial crediticio.

El funcionario del organismo precisó que la lectura de esos burós de crédito ha generado reclamaciones por parte de los usuarios financieros, al observar que tiene créditos no reconocidos, inconsistencias en sus nombres, domicilios o datos personales, también se observan consultas de información por terceras personas que el usuario no autorizó.

Entre el reporte de buró se registra también otro tipo de créditos no financieros ni bancarios, sino los procedentes de empresas comerciales, y en caso de que haya alguna irregularidad se les encauza a la Profeco para proceder a las reclamaciones conducentes.

Agregó que todas las personas mantienen operaciones financieras y comerciales que abarcan tiendas departamentales o supermercados, y hoy en día los antecedentes históricos del comportamiento crediticio se reportan en el buró de crédito.

Villanueva Chávez estimó que aproximadamente el 10% de los casos revisados en el tema de buró de crédito aparecen los relacionados con operaciones comerciales.

En otro orden, informó que durante el primer mes de 2017, la Condusef ha atendido 2 mil 506 asuntos de usuarios financieros, de los cuales un total de 1 mil 477 son reportes de buró de crédito, otros 61 casos se relaciona con la actualización de historial crediticio no realizado en el mismo buró.

Otros 29 casos se relacionan con cargos no reconocidos en la cuenta, 75 asuntos como consumos no reconocidos; 242 consultas a través del número de seguro social para conocer la pertenencia a su afore; otros 42 asuntos por haber desacuerdo con el nombre o inconsistencias en los datos personales e identificación de los usuarios registrados en el buró de crédito.

Otros 48 asuntos se refieren a la inconformidad en el tiempo para el pago de la indemnización por parte de las compañías aseguradoras. Asimismo suman 55 casos que reclaman la cancelación de producto o servicio no atendido por las instituciones bancarias y financieras.

En comparación a enero del 2016, dijo que la Condusef atendió más asuntos al sumar 2 mil 765, de los cuales 1 mil 593 se relacionaron con la solicitud de reportes de buró de crédito, puntualizó.