Nos encontramos a un mes de la próxima consulta popular que se realizará el próximo primero de agosto y resulta importante realizar algunas precisiones sobre la misma. Basta con recordar, que, en estricto sentido, una consulta popular resulta un mecanismo directo de participación ciudadana previsto en nuestro texto constitucional, a través del cual la ciudadanía puede aprobar o rechazar algunas propuestas planteadas sobre temas de interés público.

Desde el año 2014, abordamos en este espacio la reforma constitucional que dotó de mayor claridad a las famosas “consultas populares”; siendo que, brevemente me permitiré recordarles algunos aspectos sobre su funcionamiento y procedencia. Primeramente, para que una consulta popular pueda ser encausada, deberá ser propuesta por el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos o por el 33% de los integrantes de cualquiera de las Cámaras del Congreso o por el 2% de los ciudadanos de la lista nominal; acto seguido, la pregunta y el tema de la consulta, deberán pasar por un control previo de constitucionalidad hecho por la Suprema Corte de Justicia de la Nación quien decidirá sobre su procedencia ya que temas como derechos humanos no pueden ser sometidos a consulta. Finalmente, para que la consulta y su resultado sean vinculantes, deberá de concurrir y votar el 40% del padrón electoral de la lista nominal (que al día de hoy son más de 50 millones de mexicanos.)

Mencionado lo anterior, haremos un recuento por la historia de la consulta en mención, ya que desde hace unos meses en el Senado de la República los legisladores morenistas intentaron comenzar con su procedencia; sin embargo, el resultado no fue exitoso. Acto seguido, encargaron a su dirigencia nacional y las dirigencias estatales que comenzaran con la recaudación de firmas para intentar dar procedencia a este interesante recurso previsto en nuestro texto constitucional. Mientras tanto y de manera paralela, el Presidente logró colocar el tema en sus conferencias “mañaneras” hasta que finalmente, “el pueblo sabio” triunfó y la consulta será una realidad el próximo primero de agosto.

El Instituto Nacional Electoral ha tenido que preparar este ejercicio y durante los últimos días detalló que la boleta que se entregará a los participantes en la consulta popular contendrá la siguiente pregunta:“¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”. De igual manera, la papeleta tendrá cuadros para votar “Sí” o “No”, así como los datos sobre el lugar en el que se emite el voto, siendo que, podrán participar todas las personas que cuenten con la credencial para votar con fotografía vigente y no tengan suspendido/a en sus derechos políticos.

Del análisis abstracto sobre la pregunta, podemos observar que en ningún momento se hace alusión directa a los ex mandatarios Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y/o Enrique Peña Nieto; sin embargo, la narrativa presidencial ha pretendido arrojarnos hacia ese terreno y en la informalidad parece que la consulta será sobre si se enjuicia o no a los ex mandatarios.

En mi calidad de abogado, considero vital el desarrollo de consultas populares que permitan el crecimiento democrático del país; sin embargo, bajo ninguna circunstancia tolero que la justicia sea puesta a consulta. Si el Presidente quiere marcar en su agenda a los ex mandatarios federales y cuenta con los elementos suficientes para hacerlo, que proceda a través de las instituciones y mecanismos establecidos, pero que no venga a querer lacerar aún más nuestro Estado de Derecho.

Habrá que dar puntual seguimiento al tema y esperar el porcentaje de participación, siendo que, seguramente en próximas entregas estaremos hablando sobre los resultados de dicha consulta y los mecanismos que existirán para autentificar la participación ciudadana. Agradezco el favor de su lectura y les deseo un muy buen fin de semana.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr