Ruth Álvarez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Por cercanía o el bajo costo de la atención médica, los consultorios anexos a farmacias pueden ser una opción de primer contacto para quienes sospechan haber contraído coronavirus, pero si opta por ellos debe extremar cuidados.
En la ciudad hay varias cadenas farmacéuticas con consultorios en los que se ofrece atender a quien sospecha tener Covid-19, como sucede en Avenida Manuel J. Clouthier, entre Las Rosas y A las Cimas.
Los encargados de ese espacio indicaron que podrían ver a un posible paciente, siempre y cuando se siguieran todas las medidas que habían implementado, como uso de cubrebocas, ingreso solo de una persona al espacio ventilado, tras limpiarse las suelas en el tapete sanitizante y colocar gel antibacterial en las manos.
Si los síntomas son compatibles con la infección por SARS-CoV-2, dijeron, se le envía a realizarse la prueba para entonces referirlo a algún hospital público.
Para Pedro Martínez Ayala, internista e infectólogo de la Unidad de Covid-19 del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, estos espacios no se pueden excluir dentro de la atención médica, pero el médico de primer contacto debe evaluar de manera correcta para que, de ser positivo el paciente, corte las cadenas de contagios.
“Muchas veces lo contraproducente de los médicos de primer contacto es que no rompe la cadena de transmisión, al contrario retrasan el diagnóstico del paciente, porque se va a su casa, al trabajo creyendo que es una gripe, o que se siente mejor del dengue”, explicó.
Esto porque muchas veces, el cuadro de Covid-19 es confundido con uno de influenza o dengue.
Ante ello, enfatizó la importancia de realizar una prueba PCR a los pacientes para descartar la infección por SARS-CoV-2.
“Son fundamentales los médicos de primer contacto, pero bien entrenados porque si no, se vuelven evidentemente parte del problema”, expuso.
A la Unidad Covid-19 en el Civil Antiguo, agregó, la mayoría de los pacientes llegaron tras ser evaluados en un consultorio de una farmacia.