Jesús Alejandro Aizpuru Zacarias

El pasado domingo, varios mexicanos, incluido su servidor, celebramos el triunfo de un mexicano, Alejandro González Iñárritu, como nunca antes había sucedido, se llevó tres premios Oscar: mejor guión, mejor dirección y mejor película, Birdman.

Como es costumbre, al recibir el premio y encontrarse en el momento cúspide del reconocimiento, emitió un breve, pero emotivo e interesante discurso, pero sobre todo, contundente. Con un «I pray that we can find and build the government that we deserve» hizo un llamado a todos los mexicanos y creo hay que dejar en claro que éste no fue un llamado al gobierno o a la clase política, sino a todos los mexicanos en su conjunto, incluidos Usted y yo, a construir el gobierno que merecemos; además de abordar el tema del gobierno en nuestro país, tocó el tema de los inmigrantes que habitan en Estados Unidos, y pidió que sean tratados con dignidad y respeto, haciendo énfasis en que aquella nación es una nación de inmigrantes.

Para muchos mexicanos este discurso fue el micrófono que se buscaba para hacer un llamado, no solo a las instituciones sino a todos como mexicanos, que las cosas deben cambiarse contribuyendo de forma activa en la construcción del México con el que soñamos; sin embargo, pude darme cuenta que para el gobierno y algunos individuos, este mensaje fue mal visto, criticado como es costumbre por parte de algunos mexicanos, los cuales menospreciaron el alcance de las palabras y de los temas que tocó el cineasta.

Comentarios en redes sociales como: «Lamentable cierre de mensaje de Iñarritu» y hashtags «‪#‎zapateroatuszapatos» solo me hacen pensar que son pocos los que saben que el quehacer político y el actuar gubernamental es una tarea de todos, y no exclusiva de la clase política, y que como gobernados es nuestro deber ciudadano reconocer los aciertos y señalar los errores de los gobiernos, pero pareciera que el discurso caló tanto en ciertos sectores que pensaron que la crítica era solamente para la clase gobernante, tal vez les falte un poco de cultura para entender lo que quiso decir Iñárritu, porque tal y como lo dije líneas arriba, el mensaje fue claro: «PODAMOS CONSTRUIR» tú y yo desde nuestras diferentes trincheras.

Espero que el día de mañana seamos conscientes que como ciudadanos debemos ser críticos, puesto que somos nosotros quienes tenemos el deber de cuestionar a nuestros gobiernos y exigirles resultados, así seas ama de casa, abogado, funcionario público, estudiante, cineasta o zapatero… porque cuando las cosas se hacen bien hay que reconocerlas y celebrarlas, y cuando las cosas se hacen mal hay que señalarlas y castigarlas.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y los espero una vez más, la próxima semana.

¡Participa con tu opinión!