Nallely Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 26-Jul .- Además de trabajar en la obra, empleados de la construcción también pueden edificar su futuro, gracias a la posibilidad de concluir su educación básica y hasta la media superior.
Esto se debe a la Fundación Construyendo a México, el cual fomenta la instalación de aulas dentro de las construcciones,
A 11 años de arrancar, 15 mil personas han sido atendidas y 2 mil se graduaron en educación básica.
Roxana Fabris, presidenta ejecutiva de la Fundación, dijo que actualmente cuentan con 30 aulas en la Ciudad de México y el Estado de México, siete móviles y 23 dentro de las obras.
Aunque se concentran en la capital, al cierre de julio planean instalar aulas en Monterrey y antes de finalizar de este año, quieren llegar a Morelos, Aguascalientes, Puebla, Querétaro, Yucatán y Colima.
Fabris detalló que los trabajadores tienen la posibilidad de estudiar dos horas al día, antes de arrancar su jornada laboral, al finalizarla o a la hora de la comida. El trabajador pone una hora de su tiempo y la otra corre a cuenta del desarrollador.
“Unos de los principales retos que tiene el albañil para poder educarse es que no tienen tiempo, su trabajo en obra es muy pesado. Terminan a horas muy tarde y ya no tiene las ganas ni la energía para estudiar”, explicó.
“El modelo que encuentra la Fundación es llevarle el aula de estudio a la obra donde está trabajando”, para lo cual se alían con los desarrolladores, quienes además hacen donativos.
Según Fabris la educación promedio de los 2 millones y medio de albañiles que se contabilizan en el País es de quinto de primaria.
El tema de educación básica se cubre apegado al programa del INEA y se otorga un certificado de la SEP.
En el caso de la preparatoria, se cubre a través de módulos en línea, por lo que facilitan el equipo al trabajador y al finalizar la formación se le otorga un certificado con el que el trabajador incluso tiene la posibilidad de buscar ingresar a la universidad.