Ignacio Jiménez Armas, presidente del Consejo Consultivo de la Construcción y del Colegio de Arquitectos, adelantó que en una semana estará lista la propuesta de iniciativa de la Ley de Obra Pública para que el Congreso del Estado haga una reforma para hacer un blindaje a favor de los contratistas locales.
“Para ser contratista local cuando menos debe tener dos años tributando en el estado de Aguascalientes, se deben unificar criterios de evaluación y de selección de los mejores contratistas, así como mejorar los criterios de licitación pública”, recalcó.
Señaló que la última reforma a esta ley fue el 8 de julio de 2019, que a su vez se había modificado en el 2009. El ajuste más reciente no fue del completo agrado de los contratistas locales y por eso se trabaja junto con la Secretaría de Obras Públicas del Estado para proponer una adecuación a esa ley y a su reglamento, ya que ahora más que nunca se debe proteger a los contratistas locales.
Jiménez Armas apuntó que el Consejo Consultivo de la Construcción propone que se abra el abanico de oportunidades y que no se entregue la obra pública siempre a las mismas personas, “se necesita generar proyectos a otras empresas para que no desaparezcan de esta industria”.
De igual modo se requiere del apoyo de las secretarías de Obras Públicas tanto del Estado y de los 11 municipios para que sus proyectos den cabida a la participación de varios contratistas de menor tamaño para que haya más empresas que participen y se mantengan funcionando en este sector.
Para este 2021 se avecina obra pública que el pasado 15 de enero de 2021 acaba de ser publicada por el Gobierno del Estado en el Periódico Oficial y lamentablemente es muy pobre, pero se prevén proyectos como la construcción del lienzo charro, dos centros comerciales en Tres Centurias, cuatro terminales de transporte y el paso a desnivel de Pulgas Pandas, entre otros proyectos.
En este momento, la industria de la construcción y sus sectores afines trabajan a un 60% de su capacidad instalada, cuando en años anteriores a la pandemia sanitaria se encontraba en un 80%, por fortuna la obra privada y pública no se detienen por el crecimiento poblacional, comercial e industrial.