La entrada en vigor de la Reforma Laboral con sus cambios aplicados para la eliminación de la subcontratación, tiene preocupada a la iniciativa privada en especial a las empresas del sector de la construcción, que no descartan promover amparos contra la misma, al considerar que los ajustes están mal interpretados, dejándolos en plena desventaja.

Tal y como estaba programado, este 1° de septiembre comenzaron a ser válidos los cambios realizados en su momento a la Ley del Trabajo, que contemplan que la figura de subcontratación de servicios especializados u obras especializadas se haga siempre y cuando la parte contratista se registre en el padrón público regulado por la Secretaría del Trabajo. Los cambios en la Ley Laboral también detallan sanciones más severas contra la subcontratación ilegal, equiparándose a defraudación fiscal y aplicándose multas de 173 mil y hasta de cuatro millones de pesos a quienes incumplan la ley.

En ese sentido, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, por medio de su presidente Ángel Palacios, consideró que la interpretación actual de las autoridades del trabajo, confunde la operación de la industria de la construcción, con la operación de la subcontratación, al indicar que cuando alguna empresa del ramo acude a otra especializada, no se está cayendo en outsourcing, al ser un servicio relacionado con la obra en ejecución, sin que se esté contratando a los trabajadores de la misma empresa.

Tales interpretaciones los obligarían a enfrentar las sanciones estipuladas en la ley modificada, por lo que han tenido acercamientos con autoridades tanto de la Secretaría del Trabajo, SAT y con Senadores, en la búsqueda de realizar un nuevo análisis y no castigar de esa manera a las empresas de la construcción. Ángel Palacios detalló que en Aguascalientes existen afiliadas ante la CMIC un total de 175 empresas, las cuales generan de manera directa un total de 20 mil empleos y 30 mil más creados de manera indirecta.