Consternación por el fallecimiento del periodista, Pedro Julio Jiménez Villaseñor

Por FRANCISCO VARGAS M.

El 2020 que acaba de concluir fue sin duda un año de retos, pero sobre todo complicado y difícil para el mundo debido a la terrible pandemia del coronavirus, que provocó estragos y enlutó a miles de familias, entre ellas la taurina ya que perdieron la batalla muchas personalidades de todos los sectores del medio.
Lamentablemente antes de concluir el viejo 2020, la mañana del pasado jueves 31 de diciembre dejó de existir el periodista taurino Pedro Julio Jiménez Villaseñor a la edad de 76 años, no por COVID sino a consecuencia de un paro respiratorio, en su domicilio particular en esta ciudad capital.
El fallecimiento de Pedro Julio, quien nació el 28 de septiembre de 1944 en la ciudad de Aguascalientes, causó una enorme consternación y tristeza en el medio taurino ya que en vida siempre estuvo inmerso en el mundo mágico y maravilloso de la fiesta de toros, buscando siempre aportar algo para ella.
De joven fue novillero en los años 60s, convivió con muchos ganaderos de reses bravas sobre todo de Tlaxcala, y luego a través de los años se hizo periodista taurino, incursionando en diferentes medios, formando más adelante su propia página de internet: www.noticierotaurino.com <http://www.noticierotaurino.com>, participando últimamente en un programa de televisión de un sistema de pago.
Cabe recordar que con gran cariño e ilusión para estas fechas de Día de Reyes se preocupaba por llevar un regalo y sobre todo felicidad a niños de orfanatorios, invitando a matadores de toros para que tomaran parte disfrazándose de Melchor, Gaspar y Baltazar, y ser parte de esta bella obra.
Desde este espacio, todos los que formamos parte de este reconocido medio de comunicación enviamos nuestras sinceras condolencias a su señora esposa, doña María Guadalupe López León, así como también y en especial a sus hijos Pedro Julio, Juan Luis y Julia, nietos y bisnieta.
El novenario de misas para pedir por su eterno descanso se está llevando a cabo en el Templo de la Anunciación (que está en el Monumento al Papa).
¡Descanse en Paz! estimado amigo Pedro Julio, mucho se te extrañará, como esas amenas pláticas de café o en la plaza de toros, llenas de grandes anécdotas y vivencias. (pacovargas_@hotmail.com)