Daniel Santiago
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Preocupado por el riesgo de deserción escolar que implica la falta de una computadora, el profesor Abraham Casas decidió movilizarse en redes y recorrer la Ciudad en búsqueda de equipo para sus nueve estudiantes de sexto grado.
En las últimas semanas este maestro difundió a través de Facebook el rezago tecnológico en el que vive su pequeño grupo de la primaria vespertina Yolanda Flores Saldívar, a donde acuden niños de las colonias Sierra Ventana y San Ángel, en Monterrey.
Padres de familia, conocidos, e incluso de ex alumnos de varios años atrás respondieron con diferentes donativos que permitieron al profesor conseguir la semana pasada una laptop y una computadora de escritorio.
Fue difícil decidir a qué alumnos irían estos dos equipos. Los beneficiados fueron Grecia Dávila y José Luis Méndez, dos de los estudiantes con mayor necesidad económica y con dedicación especial, señaló Casas.
“Lo hice con la intención de que no abandonen, que no se me agüiten y que no tengan excusa para salirse o para no aprender, o que su meta se corte en la secundaria”, comentó el también profesor de la primaria Oziel Hinojosa García Anexa a la Normal.
“El que los demás niños o algunos sí tengan una computadora para trabajar y otros no, eso te desmotiva”.
Durante el confinamiento pasado, los estudiantes y el profesor Casas se comunicaron vía WhatsApp. El nuevo ciclo escolar será a distancia a través de la televisión, pero la conexión a internet será fundamental.
Estos niños ya no serán alumnos del maestro Casas. A partir de mañana irán a secundaria.
“En secundaria seguramente se encontrarán con maestros más exigentes, y lógicamente la necesitan”, comenta el profesor con 19 años de carrera.
Pero estos equipos cubren apenas una parte del rezago tecnológico de niños como Grecia o José Luis, quienes no tienen habilidades del manejo de una computadora.
Sus padres ahora deberán conseguir la conexión a internet, y el maestro Abraham busca ayudar a los otros siete alumnos que todavía no cuentan con equipo de cómputo.
Para quien desee colaborar con esta causa, el celular del profesor Abraham Casas es 81-1179-6595.