Charlene Domínguez
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El proyecto para regular los usos de la cannabis contempla un alcance limitado y excluyente de licencias que cortaría el flujo de inversión y trazabilidad de los productos, señaló el Consejo Mexicano de Cannabis y Cáñamo.

Las licencias para otorgar que están planteadas en el proyecto significa que quien siembra, cultiva y cosecha cannabis no puede transformar, y quien transforma no puede comercializar, y esto tiene un impacto muy importante en la trazabilidad y calidad del producto, dijo Eda Martínez, presidenta del Consejo.

En lugar de tener una entidad identificable para que haya toda la evidencia documentada sobre la trazabilidad y calidad en un producto final, se deberán designar mucho más recursos porque las autoridades tendrían una supervisión dispersa, señaló.

“¿Qué tan bien le hace a todos los aspirantes a tener una licencia que no puedan continuar con un proceso que quizá es lo que va activar su margen de economía?”, cuestionó.

El hecho de tener licencias excluyentes me parece que cortaría un poco el flujo del estímulo de la inversión por un lado, dijo, pero lo más importante significaría pulverizar todo este rastro de trazabilidad.

El proyecto también contiene la limitante de que si el investigador científico es de nacionalidad extranjera no tendría derecho a participar, cuando no debería haber discriminación científica, detalló.

Martínez achacó también que la importación de productos a base de cannabis sin el permiso de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) afecta a la industria cannábica del País porque significa que quienes hagan una manufactura nacional deben de pasar por rigurosos controles para tener un medicamento, mientras que una externa estaría entrando con una especie de fast track.

“Tendríamos que estar realmente invitando a la autoridad, por no decir compareciendo, para que explicara en qué momento van a tener control de los perfiles de calidad de estos fármacos que están entrando sin el rigor o la reglamentación mexicana”, finalizó.