Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador no puede ser el vocero de su partido, tiene que recordar que gobierna para todos y no debe interferir en el proceso electoral para no afectar la equidad de la contienda, alertaron los ex consejeros electorales Benito Nacif y Alfredo Figueroa.
En entrevistas por separado, expresaron su preocupación por las declaraciones del Mandatario contra el INE, ante la cancelación de candidaturas de Morena y la emisión de lineamientos para garantizar se respete el tope de sobrerrepresentación en la Cámara de Diputados.
“Es decepcionante que el Presidente de la República salga a defender a su partido y que adopte una posición facciosa, cuando lo que se espera de él es la representación de todos los mexicanos, no solamente de quienes militan o simpatizan con Morena”, sostuvo Benito Nacif.
Consideró que López Obrador contribuye al linchamiento de las autoridades electorales, en un momento en que requieren el respaldo de otras autoridades para el respeto a la ley.
Alfredo Figueroa mencionó que el Presidente impulsó el reconocimiento de las minorías en el Congreso y luchó para evitar la sobrerrepresentación del PRI, por lo que ahora no se entiende que cuestione al INE por poner reglas.
Señaló que con sus dichos, el Mandatario muestra su intención de intervenir en el proceso electoral, pero ello, dijo, está prohibido en el artículo 134 constitucional.
“El Presidente es el primer obligado en hacerlo como jefe del Estado, de no intervenir en la elección, porque puede vulnerar el principio de la equidad en la competencia política. Por lo tanto, me parece una actitud irresponsable, arriesgada”, refirió.