La principal demanda en la conmemoración del Día Internacional del Trabajo este 1º de mayo fue la de que se conserven las actuales fuentes laborales, ante la crisis sanitaria y económica por la pandemia del COVID-19, destacó el secretario general de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes, Alfredo González González.

En entrevista con El Heraldo, el representante de la CTM en la entidad dijo que sin duda esta fue una conmemoración muy atípica debido a la contingencia sanitaria, lo que impidió que hubiera el tradicional desfile de trabajadores, sin embargo, reconoció que hay una gran preocupación e incertidumbre sobre qué va a pasar con las empresas para que se conserven las fuentes de trabajo.

Afirmó que en este momento es la única demanda en la que todos coincidieron, de que les den la oportunidad de conservar su trabajo, por lo que la exigencia debe de extenderse a los tres niveles de Gobierno para que se sumen a esa petición, “de que todos hagamos lo que debemos hacer dentro de nuestra área de responsabilidad por conservar las fuentes de trabajo y por consiguiente no tener a ningún trabajador desocupado, que haya oportunidad de empleo y que se generen las condiciones adecuadas”.

Respecto a las demandas tradicionales sobre las condiciones y la atención del Seguro Social, así como los cobros del Infonavit, consideró que ahorita pasan a segundo término por la contingencia sanitaria. Sin embargo, pidió que en el caso de los trabajadores que desafortunadamente se vean involucrados en el padecimiento del COVID-19, sean tratados al igual que todos los ciudadanos con excelente atención de calidad y calidez, que les permita salir adelante respecto a la pandemia y en las mejores condiciones.

González González resaltó la importancia de la celebración del Día Internacional del Trabajo, donde hubo trabajadores que ofrecieron su vida para que hoy muchos gocen de mejores condiciones laborales, tener más prestaciones, una jornada justa y un salario remunerador, y aunque todavía falta mucho por hacer, dijo que se debe reconocer el esfuerzo de quienes ofrendaron su vida.