Paula Ruiz
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Ha colaborado con figuras del género urbano como Daddy Yankee, J Balvin y Bad Bunny, incluso su sencillo «Sal y Perrea» lo llevó a ser invitado de Jimmy Fallon, pero Sech lo único que busca es ser feliz.
Educado en la fe cristiana, Carlos Isaías Morales Williams, su nombre de pila, supo lo que era trabajar desde temprana edad porque vendió e hizo de todo para ganar dinero.
Tras siete años en la industria, el cantautor panameño ha conquistado al público con la mezcla del reguetón y pop latino a través de temas como «Definitivamente» junto a Daddy Yankee, «Ignorantes» con Bad Bunny y «Otro Trago».
«Han pasado demasiadas cosas en mi vida y le doy gracias a Dios por las buenas y las malas que me suceden porque creo que así es la vida, así aprendemos, yo soy esa persona que se estrella y aprende», señaló el artista de 27 años que hoy presenta su 42 Tour en la Arena Monterrey.
«Para el 2022 viene mucha música, colaboraciones que ni yo me las creo todavía. Un amigo me decía ‘hermano, quizás tienes tantas cosas’, pero yo le digo ‘bueno, en verdad mi mayor trabajo es trabajar mi felicidad porque estoy trabajando en muchas cosas, pero también en mi felicidad y muy duro».
Hace un par de meses, el artista fue invitado a presentar su sencillo «Sal y Perrea» en el show de Jimmy Fallon, donde anteriormente estuvo en el 2020 para cantar con su amigo Bad Bunny «Ignorantes».
A pesar de la fama y de los amigos de los que se rodea, Sech aseguró que sigue siendo el mismo que desde muy niño aprendió lo que es trabajar, aunque es su familia la que lo mantiene con los pies bien puestos en el piso.
«Llegué a Jimmy Fallon, fue algo bien emocionante para mí estar por primera vez solo y fue increíble. Soñé toda la vida con romper barreras y que cada cosa que yo haga pueda llegar al mundo entero y estar en un programa así y que me vea gente que habla otro idioma es muy bonito y me enseña que no hay barreras para los sueños», señaló Sech en entrevista por Zoom.
La magia de su éxito, consideró, ha sido la buena vibra de sus compañeros artistas que han cantado a su lado y poner a Dios por delante en todos los proyectos que emprende.
Su cercanía con Daddy Yankee, J Balvin y Bad Bunny le ha dado oportunidad no solo de «cocinar» importantes éxitos musicales, además de tenerlos como amigos.

¡Participa con tu opinión!