Silvia Guerra

El traje se está volviendo una prenda del pasado, dejando de ser la consentida de los guardarropas. Aún así, si algún día tienen la necesidad de comprar un traje, quiero compartirles algunos conceptos básicos, para que puedan elegir adecuadamente:

  • Listo para usarse (Off the rack). Estos se compran directo en una tienda. Son hechos por máquinas, en serie y en base a tallas estandarizadas. Es muy común que estos trajes no ajusten adecuadamente a muchos hombres.
  • Hecho a la medida (Made to measure). Confeccionados partiendo de un patrón base estandarizado. Como los patrones ya están hechos, a estos trajes se les pueden hacer solo algunas adaptaciones en cuanto a las medidas del cliente, pero no incluyen muchas especificaciones de éste. Pueden confeccionarse en 1 día, ya que la mayor parte del proceso es a máquina.
  • Hecho por encargo (Bespoke). Estos son “LOS” trajes, lo mejor a lo que cualquier caballero puede aspirar. Son piezas únicas, trajes elaborados totalmente desde cero y en base a las especificaciones y características únicas de cada cliente. Puede tomarse de 15 días a 1 mes para confeccionar un solo traje, ya que está hecho totalmente a mano, y con todos los detalles cuidados.

Si deciden que quieren obtener la mejor calidad en confección, su mejor opción es un traje hecho por encargo (bespoke). Si consideran que la inversión es mucha, busquen por lo menos tener uno hecho a la medida, que supera por mucho a los que se compran en las tiendas.

El Poder de tu Imagen

silvia@consultoriadeimagen.com.mx