Estudiantes normalistas de Cañada Honda conmemoraron con una marcha y un mitin el 7º aniversario de la represión policial hacia alumnas y alumnos de dicho plantel, así como de la Normal de Tiripetío, Michoacán, por lo que exigieron justicia y respeto a los derechos estudiantiles.
La marcha comenzó en la carretera 45 norte, en su cruce con el bulevar Colosio, y se dirigió al centro de la ciudad, hasta llegar a la Plaza de la Patria, donde tuvo lugar el mitin y se cerró con un evento cultural.
Recordaron los hechos del 9 de junio de 2017, cuando estudiantes de la Escuela Normal Rural de Cañada Honda en Aguascalientes se manifestaron contra el aumento de la matrícula, la imposición de la educación mixta por parte del gobierno estatal y la mejora de las condiciones internas de la institución. Sin embargo, sus protestas fueron respondidas con violencia, por lo que delegaciones de estudiantes de la Escuela Normal Rural de Tiripetío, Michoacán, que acudieron en apoyo, también sufrieron la represión.
Cabe mencionar que en esta marcha y mitin conmemorativo se hicieron presentes representantes de 16 normales rurales de todo el país, desde San Marcos, Zacatecas, hasta Ayotzinapa, Guerrero, las cuales reafirmaron su unidad y compromiso con la lucha estudiantil, bajo el lema de la Federación de Estudiantes Socialistas Campesinos de México: “Pedimos justicia y no impunidad. Queremos que los responsables rindan cuentas y que este tipo de agresiones no se repitan”.
Durante el mitin, los oradores destacaron la necesidad de mantener viva la memoria de los hechos y de seguir luchando por los derechos estudiantiles. Las principales demandas de los normalistas este año incluyeron: un alto a la represión estudiantil, exigiendo que cesen las agresiones y la intimidación contra los estudiantes que ejercen su derecho a la protesta; el fortalecimiento de las Escuelas Normales Rurales, solicitando mayor presupuesto y apoyo para estas instituciones, fundamentales en la formación de docentes comprometidos con las comunidades rurales; y la mejora de las condiciones materiales y asistenciales, insistiendo en la necesidad de dotar a las normales de mejores instalaciones, comedores, bibliotecas y recursos que garanticen una educación digna y de calidad.