Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Corte suspendió ayer indefinidamente el denominado “Decreto Nahle” por medio del cual se modificaron las reglas para que nuevas plantas generadoras de energía renovable puedan conectarse al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).
El Ministro Luis María Aguilar frenó el cambio de reglas al admitir a trámite una controversia constitucional promovida por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), la cual alega que el nuevo decreto invade sus atribuciones para regular temas de libre competencia y concurrencia en el sector energético.
La nueva Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN), fue publicada apenas el 15 de mayo por la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, y establece que los permisos de interconexión que soliciten generadores de energía solar y eólica pueden ser rechazados si se considera que las redes eléctricas están saturadas o no tienen suficiente generación firme para darles respaldo.
Cámaras empresariales acusaron que el decreto era un ataque frontal a la certeza jurídica para las inversiones en México, además de que favorecía a la CFE y perjudicaba a los consumidores mexicanos con tarifas que no obedecerían a fuerzas del mercado para hacerlas más competitivas.
Ayer, el Ministro Aguilar descartó que la suspensión del decreto afecte la seguridad o la economía del País o a sus instituciones.
“La concesión de la suspensión traerá como efecto que se sigan aplicando las disposiciones que prevalecían con anterioridad a la emisión del acuerdo impugnado, de manera que la medida cautelar concilia, por un lado, la situación jurídica, el derecho o el interés de la parte actora y, por otro, el respeto a los principios básicos que rigen la vida política, social o económica del país”, agregó.
Con ello, serán las reglas de la Política de Confiabilidad expedida por la Sener en 2017, las que deben seguirse aplicando.
La Secretaría de Energía puede impugnar la suspensión ante una de las Salas de la Corte, lo que tomaría varias semanas para resolver.
En tanto, Aguilar dio 30 días hábiles a la Sener para que conteste la demanda de Cofece.
El trámite de la controversia para que el Pleno de la Corte resuelva sobre la legalidad del “Decreto Nahle” puede tomar más de un año, aunque el Ejecutivo Federal puede solicitar trámite prioritario, que de ser aprobado, reduciría a unos meses el tiempo para que se dicte sentencia de fondo.
La suspensión dictada por el Ministro Aguilar se suma a por lo menos 40 que han sido concedidas por los dos jueces federales especializados en Competencia Económica, como parte de amparos promovidos por empresas generadoras de energías renovables.
Iván Alemán, socio de la firma socio de Alemán y Santiago, celebró que la Corte resuelva a favor de las energía renovables y que mantenga suspendida la política de confiabilidad de la Sener.
“Esto implica un beneficio para todos los generadores, tengan amparos o no; el proceso podría demorarse hasta un año, pero contará con una resolución definitiva por parte del máximo tribunal”, señaló.
De acuerdo con José María Lujambio, abogado especialista en energía, la política de la Sener viola la Constitución y la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) mediante normas inferiores.
Lujambio señaló que la Sener ha invadido la facultad regulatoria de la Comisión Nacional Reguladora (CRE) y de la Cofece, lo que genera incertidumbre entre los actores involucrados.
Además, explicó que se trata de normas de carácter general que impacta a todo el mercado eléctrico, por lo que debió pasar por la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), incluso la consideración de una consulta pública, pero en su lugar se violaron los derechos de las personas afectadas.
Con información de Diana Gante