Staff
Agencia Reforma

WASHINGTON EU.- El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó ayer en un discurso a la nación que no tiene problemas de memoria, después de que un informe de un fiscal especial lo describiera como «un anciano bien intencionado y con mala memoria».
Pero al final del mismo discurso tuvo un desliz cuando se refirió al Mandatario de Egipto, Abdel Fattah el-Sisi, como el «Presidente de México».
«Como saben inicialmente, el Presidente de México, el-Sisi, no quiso abrir la puerta para dejar entrar ayuda humanitaria (hacia Gaza), yo hablé con él, lo convencí de permitir el paso de apoyo», comentó en referencia al puesto fronterizo de Rafah, que separa Egipto de Gaza.
Es la tercera vez que Biden sufre un episodio similar en los últimos días.
El miércoles mencionó en un mitin que mantuvo una conversación en 2021 con el ex Canciller alemán Helmut Kohl, fallecido en 2017.
El domingo, el Mandatario estadounidense citó una charla que supuestamente mantuvo en 2021 con su homólogo francés François Mitterrand.
La portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, citó ejemplos de otras personalidades estadounidenses que habían confundido nombres de esta manera, incluida ella misma. Sin embargo, evitó señalar directamente que el Presidente se había equivocado.
Los cuestionamientos sobre la memoria del Ejecutivo estadounidense cobraron mayor relevancia ayer luego de que fiscal especial Robert Hur descartó presentar cargos penales contra Biden por la retención de documentos clasificados debido a su «mala memoria».
«No recordaba cuándo fue Vicepresidente. No recordaba, ni siquiera, cuándo murió su hijo Beau -fallecido de cáncer en 2015-. Y su memoria parecía confusa al describir el debate sobre Afganistán que alguna vez fue tan importante para él», indicó el fiscal en su informe.
«Mi memoria está bien», respondió ayer el Presidente a la prensa con un semblante serio.
«Tengo buenas intenciones, soy un hombre mayor y sé qué diablos estoy haciendo».
Biden se mostró especialmente molesto por la afirmación del fiscal de que no podía recordar cuándo murió su hijo.
«¿Cómo diablos se atreve a mencionar eso?», aseveró.
Algunos sondeos muestran que los estadounidenses están menos preocupados por los errores cometidos Donald Trump, de 77 años y aspirante a la candidatura presidencial republicana en noviembre. Pero el ex Mandatario también se ha equivocado.
En un discurso en enero, confundió a su rival, Nikki Haley, con la ex presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.