Hace apenas unas semanas se presentaron la nueva línea de camiones de una de las marcas más relevantes del sector, Volvo. Entre sus nuevos modelos, que llegarán a todos los países sin diferencias en sus prestaciones, hubo dos detalles que hablan de las tendencias de los camiones para 2022: la seguridad y eficiencia.

Sin duda, y basta echar un vistazo a los titulares de los últimos meses, el sector transporte está siendo uno de los grandes protagonistas de 2021. Las rutas intercontinentales están teniendo especial relevancia para poder hablar de un abastecimiento general en sectores como la alimentación, la energía e, incluso, en lo que a productos de regalo y ocio se refiere.

Poner un camión en ruta, para las empresas, supone un momento de oportunidad de negocio. Pero también es necesario garantizar ciertos mínimos en seguridad.

¿Cómo consiguen esto?

Basándose en varios puntos básicos:

  1. Formación del conductor: no se trata solamente de contratar un conductor que tenga permiso para poner en carretera el vehículo, sino que tenga también ciertos conocimientos técnicos, mecánicos e incluso de atención al cliente en algunos casos. El conductor forma parte de la empresa y es, en la mayoría de ocasiones, la carta de presentación de una marca. Invertir en la formación de este perfil laboral supone ventajas añadidas. Conducción en meteorología extrema, frenadas de emergencia, manipulación de cargas o incluso detección de ciertos fallos mecánicos podrían ser clave en su rutina.
  2. Mantenimiento del vehículo: más allá de las clásicas revisiones, es clave apoyarse en la tecnología para garantizar que el vehículo que circula está en perfectas condiciones mecánicas. Se trata, como siempre, de garantizar los estándares para evitar accidentes o fallos en momentos clave. Neumáticos, aceite, anticongelante o motor pueden ser, gracias a sistemas inteligentes, monitorizados en tiempo real. De hecho, es factible y podría decirse que, cada vez más habitual, ofrecer mediante pantallas estos datos en cabina para que el conductor pueda tomar decisiones cuando es necesario.
  3. Seguridad: actualmente hay varias formas de garantizar no solo la seguridad de los conductores sino de la carga. Una de ellas pasa por la instalación de dashcam en la cabina que sirva para alertar al conductor cuando sufre distracciones o bien para grabar tanto las secuencias dentro de cabina, velando la imagen para cumplir con los requisitos de la ley de protección de datos, como los incidentes y alertas de la carretera que garanticen el conocimiento de las responsabilidades de los implicados. “Las cámaras son los grandes aliados de este sector. Aparte de servir como método de prevención de robos ya que, automáticamente, se suben a la nube las grabaciones, sirven para dar una seguridad añadida en las rutas a quienes las desarrollan. Gracias a ellas se puede incluso prestar asistencia en remoto de necesitarse” explican desde Samsara.

El confort, la conectividad y la tecnología son tres pilares a los que hay que apoyar cuando se trata de avanzar y mejorar la calidad de trabajo y servicio.

Sin duda, ha comenzado la nueva revolución del transporte por tierra.