Aunque en algunos juzgados fueron abiertos turnos vespertinos, el rezago en los asuntos por resolver se ha hecho presente de nueva cuenta, manifestó la magistrada presidenta del Supremo Tribunal de Justicia, Gabriela Espinosa Castorena.

Particularmente, se refirió a los juzgados en materia familiar, en donde resaltó que son varios los factores que ha originado el rezago en la resolución de asuntos y es que “se ha acumulado la carga de trabajo, otro factor puede ser porque las partes no están impulsando el juicio”.

Así pues, son muchas las razones por los que, a veces, no avanza un juicio y una de ellas es el exceso de promociones que tienen, “hay juzgados que en un día les llegan hasta 300 promociones, por lo que acordar esas 300 promociones, más el resto de expedientes atrasados, es complicado, pero se hace lo posible para seguir avanzando en este tema”.

Recordó que, desde el año pasado y antepasado, abrieron el turno vespertino en materia familiar, pero poco duró el gusto, pues nuevamente están rebasados; ese turno vespertino sirvió tal vez 8 meses, luego vino la pandemia y volvieron a   retroceder, de tal suerte que ha terminado siendo insuficiente otra vez.

Compartió el hecho de que le ha tocado ver a secretarios de acuerdos, mecanógrafas y jueces acudir a trabajar los sábados y domingos, quedarse incluso a trabajar hasta las siete u ocho de la noche, lo que, si bien aclaró, no es de diario, es muestra de que se hace el esfuerzo por sacar el trabajo adelante.

Además, según dijo, tienen en mente que muchos juicios no se mueven si no es a petición de las partes. No todo es del juzgado, sino que también influyen otros factores, ejemplificando el rezago, que pudiera ser uno, porque interponen varios recursos y la sentencia ya no se dicta por tener una apelación pendiente de resolver, por tener un amparo pendiente de recibir, etc.

 

¡Participa con tu opinión!