La Noticia:

“Nada puede justificar matar, herir y secuestrar deliberadamente a civiles, ni el lanzamiento de cohetes contra objetivos civiles… Es importante reconocer también que los ataques de Hamás no ocurrieron de la nada. El pueblo palestino ha sido sometido a 56 años de ocupación asfixiante”,declaró el secretario general de la ONU, Antonio Guterres…

Comentario:

Israel rechazó la declaración del secretario general y canceló permisos a delegados de la ONU para visitar Israel. El conflicto sigue y sigue. Israel bombardeando objetivos en Gaza y los de Hamás, al parecer, escondidos en túneles. ¿Qué más ocurrió en el pasado que fomenta la animosidad, no sólo de Hamás, sino del mundo árabe en contra de Israel?

Habíamos visto que el histórico Abraham del Génesis bíblico fue padre de dos medios hermanos: Ismael e Isaac, antecesores de los pueblos árabes y judíos respectivamente. Dios prometió la tierra a los descendientes de Abraham complicando las cosas. Si estos dos pueblos fueran hermanables no habría problema, pero…

Jacob, hijo de Isaac, se quedó en la tierra prometida sólo para abandonarla cuando hubo una hambruna y se marchó con sus hijos a Egipto. Moisés los sacó de ahí y los encaminó de vuelta a una tierra ahora ocupada por los descendientes de Ismael. Tuvieron que pelear, pero la recuperaron. Ahí vivieron los de Israel generando un reino rico en la época de David y Salomón. Reinaba Salomón cuando los judíos construyeron su famoso Templo en Jerusalén.

Pasó el tiempo, el reino se dividió y luego de una invasión, los babilonios se llevaron a la población judía como esclavos, junto con las riquezas del Templo que fue destruido. Podemos adivinar quién ocupó la tierra prometida mientras tanto. Durante la hegemonía de Persia en la región, a los judíos se les permitió regresar e incluso reconstruir su Templo.

Así llegamos a la ocupación romana y a la época de Jesús de Nazaret con lo que se dio el nacimiento de los cristianos. Los judíos no reconocieron a Jesús porque esperaban un mesías que los liberara del yugo romano. Cuando vieron que no fue posible, los judíos finalmente se rebelaron contra los romanos. En una lucha desigual, los romanos vencieron y expulsaron a los judíos fuera de su tierra en un evento conocido como la diáspora, además de destruir el Templo otra vez. Muchos judíos terminaron en Rusia y en Europa. Sobra decir quién ocupó la tierra.

Surgió el islamy su impresionante expansión. En donde estuvo el Templo judío construyeron una mezquita: Al-Aqsa, que aún se mantiene. Luego del holocausto, la formación del estado de Israel y la guerra árabe-israelí, los judíos controlaron la región relegando a los palestinos a dos limitadas áreas. Cabe aclarar que aún con el poder, Israel no destruyó la mezquita, aunque se muere de ganas de reconstruir el Templo otra vez, ahí, en ese preciso lugar.Recientemente, en una operación, la guardia israelí ocupó la mezquita y, aunque se fueron, Hamás considera la operación una afrenta, lo que pudo ser el antecedente del ataque a la población de Israel. Los muertos ya son muchos, ¿habrá forma posible de reconciliación considerando lo que vivieron estos pueblos? Los dos claman derechos sobre la región y tienen razón. ¿Habrá solución pacífica a este conflicto?

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com