El Instituto Municipal de la Mujer de Aguascalientes (IMMA) informó que del 17 de marzo al 5 de mayo pasado, tiempo de la pandemia por el COVID-19, se ha incrementado en un 25% la violencia extrema que ha obligado a generar 16 órdenes de protección policiaca para salvaguardar la integridad física y la vida de las mujeres afectadas.
Esas mujeres tuvieron que ser llevadas a refugios temporales o bien se resguardaron con redes familiares locales o en otros estados, informó Zayra Rosales Tirado, directora del IMMA, quien precisó que en este periodo se han ofrecido 324 servicios a mujeres, 65 de carácter psicológico, 131 jurídicos, 100 de trabajo social, 10 médicos y 18 policiacos.
En entrevista con El Heraldo, la titular del Instituto de la Mujer señaló que en este periodo de la pandemia se han atendido 92 casos nuevos de mujeres agredidas. La mayor parte de los servicios se han estado generando por vía telefónica, se han recibido 122 llamadas desde la declaratoria de la contingencia sanitaria, donde muchas se relacionan con temas informativos.
“Sin embargo, las llamadas de emergencia se han estado registrando en la línea 911, las cuales son atendidas por la Secretaría de Seguridad Pública Municipal y posteriormente es canalizada la información al IMMA para que puedan dar seguimiento con quienes se comunicaron por una situación de agresión.
Si bien comentó que se ha encontrado que algunos teléfonos ya no contestan la llamada, otros son de las vecinas de las mujeres golpeadas, otras se molestan porque les ofrecen servicios de apoyo y muy pocas dicen que sí les interesa pero que ellas llamarán cuando lo quieran.
“Es importante mantener el trabajo preventivo y de información hacia toda la ciudadanía para que sepa que existen instituciones centradas en apoyar a aquellas personas que viven en situaciones de violencia, lo cual no debiera ser, pues eso se encuentra fuera de todos los derechos que tiene un ser humano que merece vivir en paz y tranquilo”, puntualizó.