Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El panista Rafael Caraveo Opengo, exhibido en un video cuando recibe un soborno en efectivo del Caso Odebrecht, confesó ante la Fiscalía General de la República que no fue una sino siete ocasiones en la que acudió por 15 maletas repletas de dinero.
El ex secretario técnico de la Comisión de Administración del Senado de la República, reveló en septiembre pasado en su comparecencia ante la FGR que las entregas de dinero las recibió por órdenes del entonces senador panista, Jorge Luis Lavalle Maury y que el destino fue para campañas electorales panistas.
Grupo REFORMA tuvo acceso a la declaración ministerial de Caraveo rendida el 4 de septiembre. En su testimonio aceptó haber firmado de recibido por la entrega de 15 maletas de dinero.
Como lo manifestara Emilio Lozoya en su denuncia del pasado 11 de agosto, Caraveo confirmó que varias de las entregas de dinero se realizaron en Montes Urales 425, en las Lomas de Chapultepec -señalada como oficina alterna de Pemex.
“José Luis Lavalle Maury me llamaba y me decía quién iría conmigo, ya que fueron otras dos personas las que me acompañaron a recibir dinero, y de ellas me daba el teléfono y los veía en la parte de abajo del estacionamiento o en el lobby del Senado”, declaró.
“Salíamos de las oficinas del Senado e íbamos a Montes Urales, donde se realizaban las entregas de dinero en las que Francisco Olascoaga ya tenía recibos elaborados en los que especificaba la fecha y la cantidad que me estaba entregando y los cuales yo estampaba mi rúbrica”.
Olascoaga era jefe de departamento Administrativo en la Dirección General de Pemex y uno de los hombres de mayor confianza de Lozoya, quien denunció que sobornó a legisladores para que aprobaran la reforma energética en el sexenio pasado.
Según las acusaciones de Lozoya se entregaron más de 52 millones de pesos en sobornos y por órdenes del ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, a los ex senadores panistas Ernesto Cordero, Salvador Vega, Francisco García Cabeza de Vaca, Francisco Domínguez, y el jefe directo de Caraveo, José Luis Lavalle Maury.
Caraveo reveló que la primeras entregas ocurrieron frente a la sede del Senado en la calle Madrid, afuera de las oficinas de Sedesol, donde llegó una camioneta Suburban negra. Lavalle le dijo que le entregarían unos documentos.
“Subí y mostró una maleta de tela color negro, tipo deportivo, de aproximadamente 50 centímetros de largo por 50 centímetros de ancho, misma que abrió y la cual no contenía expedientes, como me lo había hecho saber el señor Jorge Luis Lavalle Maury, sino que en su interior había fajos de dinero. eran billetes de 500 pesos”, dice.
Después en enero del 2014, acudió a las oficinas de la calle Montes Urales, acompañado de Guillermo Gutiérrez Badillo, secretario privado del senador Francisco Domínguez y actual Gobernador de Querétaro.
“En ese momento se nos indicó que eran aproximadamente 12 millones de pesos, dinero que ya se encontraba empaquetado”, narró Caraveo a la Fiscalía.
Caraveo aseguró que ese día, Guillermo Gutiérrez bajó con una maleta repleta de dinero y se quedó en el edificio de Paseo de la Reforma # 222, donde vivía Francisco Domínguez.