Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El avión presidencial se venderá en más de 2 mil millones de pesos, aseguró ayer el Presidente Andrés Manuel López Obrador, pese a que no se tiene una oferta sólida de compra, a 21 meses de haber salido al mercado.
En su conferencia matutina, estimó que el TP-01 dejará al Gobierno federal una ganancia de más de 4 mil millones de pesos, sumando la eventual compra de la aeronave y la venta de boletos para la rifa por el equivalente al costo del avión.
“Nos queda el avión que se va a vender en más de 2 mil millones y ese dinero se va a aplicar para la compra de equipos médicos. El avión nos va a dejar más de 4 mil millones de pesos y todo ese dinero va a ser para equipar hospitales públicos”, señaló.
López Obrador no dio detalles sobre el posible comprador ni del avance que lleva el proceso de venta. No obstante, en julio pasado dijo que estaba en pie una oferta de 120 millones de dólares por la aeronave.
El avión presidencial, que fue comprado por el ex Presidente Felipe Calderón a través de un contrato de arrendamiento entre Sedena y Banobras, por más de 6 mil millones de pesos, sigue consumiendo dinero del erario.
Hasta ahora se han pagado ocho anualidades por 2 mil 255.8 millones y se han gastado 487 millones de pesos en combustible, refacciones, inspecciones, almacenamiento, seguros, viajes y salarios de personal que le da mantenimiento.
A estas alturas, aún se deben unos 3 mil 838 millones de pesos para solventar el costo total del avión, que se encuentra en el Hangar Presidencial del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, tras permanecer 19 meses en Estados Unidos.