De los 75 socios que son parte de la Asociación de Empresarios de la Industria del Vestido y Textil (Aseinvet), la mitad se encuentran “en la cuerda floja” pero que han logrado sobrevivir a este tiempo de pandemia y de reducción de actividad, echándose la mano unos a otros, buscando que permanezca no sólo el negocio personal, sino otros más.
Esto lo dio a conocer el presidente de la Aseinvet, Ernesto Castorena Rodríguez quien resaltó que este año ha sido por demás complicado para este sector, pues al no ser un sector indispensable, fue obligado a la parálisis de trabajo durante al menos un par de meses y sólo tuvieron algo de producción los que encontraron mercado para los cubrebocas y uniformes médicos.
Refirió que si los uniformes escolares y deportivos se volvieron no indispensables en una época de inicio de ciclo escolar, el resto de las prendas de vestir han tenido menos producción por haber menos demanda, y es una situación que está afectando a todo el sector de la confección.
Es una situación que se puede observar a diario al ver la poca actividad en el sector comercio, giro en el que se sabe, a diario están cerrando negocios, lo cual habla de que ha faltado preparación emergente por parte de las instancias gubernamentales, que se tardaron en actuar ante la pandemia y esto hará que la crisis se alargue hasta el 2021.
Ante esto, será conveniente que los gobiernos municipales, el estatal y el federal presenten proyectos de presupuestos en los que además de atender al sector salud, se prevean recursos para proyectos económicos, en el que se involucre no sólo a determinadas empresas, sino a todo el sector productivo en general.
A nivel local, la afectación se dio para la gran mayoría de las fábricas confeccionistas, cuando se pudo buscar el apoyo de éstas para la elaboración de los cubrebocas, uniformes médicos y buscar la alianza con pequeños talleres, que son los que resultaron más afectados.
Por parte de la Aseinvet, dijo, se han creado programas propios, sin el apoyo del gobierno, de ahí que “nos damos apoyo de mano a mano, es decir, si yo tengo trabajo y puedo invitar a 2 o 3 de los colegas, se hace, porque es importante que permanezca el negocio propio como el de los demás, esto nos volverá más competitivos”.