Sin respuesta alguna para la obtención de recursos que les permita lograr la recuperación de las afectaciones ocasionadas durante el proceso de confinamiento activado por el COVID-19, se encuentran los afiliados a la Cámara Nacional de la Industria del Vestido en Aguascalientes.
La representante de la cámara, Rebeca Salinas García, precisó que actualmente 4 de cada 10 empresas enfocadas a la confección se encuentran sin actividad, lo que significa que varios empleos están en riesgo.
Posterior al acercamiento que pretendieron entablar con el Gobierno del Estado a mediados del mes pasado para solicitar financiamiento público que permitiera el rescate de pequeños y medianos talleres de confección, la situación no ha mejorado en lo absoluto.
Lamentó la falta de entendimiento, luego de que son un sector sumamente importante con alrededor de 13 mil 600 empleos formales los generados de acuerdo a las últimas cifras reportadas por el Seguro Social al corte del mes de mayo.
Actualmente y tras la reanudación que ha comenzado a darse en algunos sectores, la industria del vestido también ha ido paulatinamente retomando sus actividades, sin embargo, la pausa de dos meses ocasionó que en una gran parte de los talleres tuvieran que descansar al personal o en su defecto operar en turnos escalonados para evitar la aglomeración entre sus trabajadores, evitando así mayores situaciones de riesgo a la salud.
Salinas García dijo que seguirán insistiendo en sostener el acercamiento solicitado con el gobernador, a quien le solicitarán además sean tomados en cuenta en la confección de los uniformes escolares para el siguiente ciclo escolar, al ser un programa que podría ayudar a la recuperación del sector que representa. De momento los talleres de confección se encuentran sobreviviendo gracias a la producción de insumos para la atención de la pandemia como cubrebocas y batas para personal de salud.
“Seguimos igual sin que nos preste atención a una industria tan grande todavía en Aguascalientes parece que no le toman importancia debida. Estamos aún pendientes, pues parte de lo que se vio con el gobernador era reactivar y ver qué hay de los uniformes para poder dar trabajo a todos estos pequeños talleres y así puedan repuntar, cosa que sigue sin respuesta”, finalizó.