Confecciona su propia fuente de ingresos

Lo más importante para sacar adelante un proyecto emprendedor es la creatividad, la intención y sobretodo encontrar la forma de resistir en las temporadas bajas. Esta ha sido la fórmula que Elizabeth Cortés Ledesma aplicó con su marca de ropa “Libre Albedrío”.

Todo comenzó hace poco más de siete años, como un interés artesanal que sin darse cuenta se convirtió en una línea de ropa creada en Aguascalientes por una joven sin ninguna formación vinculada con el área de corte o confección, sólo con un gusto por la mezcla de estampados, telas, texturas.

Este tipo de proyectos no siempre se generan teniendo todo el conocimiento, para Elizabeth el aprendizaje fue a prueba de acierto y error, hasta que el proceso se fue consolidando con mayor seriedad para convertirse en una marca de ropa local promovida como producto aguascalentense.

“Batallé porque como no tenía conocimientos en esto, sí me puse a hacer y tuve errores y errores pero también aprendizaje”, reconoció Elizabeth.

Su proceso de aprendizaje está basado en la práctica, busca telas diversas entre sí, tanto en Aguascalientes como en los estados de alrededor, se da a la tarea de combinarlos, pensando en sus propios gustos, las diferentes tendencias vigentes y algunos tips de tutoriales de internet.

Después de que se decidió a enfocarse al giro de la creación textil, Elizabeth se acercó a gobierno para recibir un apoyo que invirtió en la compra de un par de máquinas industriales que son las que utiliza para su producción.

“Ese es del modo que comencé porque al principio era con mis máquinas caseras pero de tanto que estuve trabajando se echaban a perder, porque sí era de estar todo el día”.

Involucrarse en este giro le dio la posibilidad de conocer a otras personas que se interesaron por sus creaciones y a partir de ahí la han apoyado ofreciéndole espacios dónde exponer sus productos, con algún consejo.

Por lo pronto la marca no ha generado algún empleo salvo el sustento de su propia creadora, que año con año se prepara para la temporada fuerte que es diciembre aunque reconoció que en esta última ocasión registraron una baja sus ventas en comparación con años anteriores.

Este proyecto más allá del aspecto comercial es un producto artesanal local que se ha posicionado por la persistencia de su creadora que ve en esta posibilidad del emprendimiento su propia alternativa de ingreso.

Así como Elizabeth tuvo el interés de comenzar su propio negocio sin pensar que terminaría haciendo diseño de ropa, hay muchos jóvenes creativos que requieren de persistir hasta que sus marcas o productos se encuentren lo suficientemente posicionados y al mediano plazo tengan la alternativa de generar fuentes de empleo.