Foto: Archivo
Estefania Escobar Castillo
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Los Gobiernos de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea saludaron ayer el inicio del proceso de diálogo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la Oposición venezolana, e instaron a todas las partes a comprometerse para alcanzar acuerdos duraderos que den solución a la crisis sociopolítica del país caribeño.

Enfatizaron que sólo si “el régimen” de Maduro logra avances significativos, considerarán un levantamiento progresivo de las sanciones económicas impuestas contra el Gobierno y activos venezolanos.

“Las fuerzas de la Oposición democrática han trabajado arduamente para construir una Plataforma Unitaria y reconocemos la necesidad de esa unidad para hacer avanzar estas negociaciones”, escribieron en un comunicado conjunto.

“Reiteramos nuestra voluntad de revisar las políticas de sanciones si el régimen logra un progreso significativo en las conversaciones anunciadas”.

La declaración fue emitida por el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell; el Secretario de Estado de EU, Antony J. Blinken, y el Ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Marc Garneau.

El viernes, el jefe de la delegación chavista, Jorge Rodríguez, y el jefe de la comitiva opositora, Gerardo Blyde, firmaron un memorando de entendimiento que incluye siete puntos a discutir durante el proceso de diálogo, entre ellos garantías electorales, levantamiento de las sanciones económicas, el respeto al Estado constitucional del derecho y la renuncia a la violencia.

El comunicado también pidió la liberación incondicional de todos los detenidos “injustamente por motivos políticos” y el fin a los abusos contra los derechos humanos.

En respuesta, el Canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, pidió a los funcionarios de dichos países cesar en su “chantajes y presiones”, y les exigió poner fin a las sanciones, que, dijo, están causando “sufrimiento en el pueblo venezolano”.

“Las sanciones criminales de EU generan sufrimiento en el pueblo venezolano y han obstaculizado el diálogo político. No son concesiones imperiales. Deben eliminarlas por su ilegalidad y perversidad”, apuntó en su cuenta de Twitter.

“Señor @JosepBorrellF, en #Venezuela hemos avanzado hacia el diálogo a pesar de las agresiones e injerencismo de la UE, sus Estados miembros y sus aliados. No venga con mensajes de extorsión (…) Si quiere apoyar: ¡Respete el Diálogo!”, agregó.

Si bien el viernes se dio a conocer el memorando de entendimiento, no se dio a conocer el cronograma de actividades para llevar a cabo el proceso. Fuentes de la Secretaría de Relaciones Exteriores dijeron a Grupo REFORMA que no tenían información sobre el desarrollo de las actividades.

De acuerdo con la Agencia Venezolana de Noticias, ambas delegaciones continuaban ayer en un encuentro “estrictamente privado”, “con mucha discreción” respecto al lugar y hora de los encuentros.
Destacan posibles puntos débiles
El politólogo venezolano Ricardo Sucre Heredia consideró como muy completa la agenda a tratar durante las negociaciones y destacó la importancia de que hubo un reconocimiento mutuo de las partes firmantes: Gobierno y Oposición.

Sin embargo, indicó que uno de los obstáculos en el proceso podría ser la falta de voluntad para llegar a acuerdos, así como la falta de unidad en la Oposición.

“Yo creo que lo principal que puede entorpecer las negociaciones es la propia voluntad de las partes, en el sentido que consideren que posiblemente ya lograron sus objetivos en las negociaciones y las abandonen”, señaló en entrevista con Grupo REFORMA el también profesor de la Universidad Central de Venezuela.

“Otro obstáculo que pudiera ser, pero diría como secundario, son los grupos políticos que quedaron fuera (de la plataforma opositora…), como el grupo de María Corina Machado (Vente Venezuela) y la Alianza Democrática”.

Vente Venezuela rechazó unirse a las negociaciones al argumentar que se trata de “sumisión” ante “el régimen”, mientras que la Alianza Democrática, que aglutina a más de 20 agrupaciones opositoras, no fue invitada al diálogo, según denunció la misma coalición.