Silvia Olvera
Agencia Reforma

Monterrey, México.-Sin importar si proviene de la CFE o de empresas privadas, los inversionistas alemanes, principalmente del sector automotriz eléctrico, buscan que en México les garanticen energía renovable para sus procesos.

De acuerdo con Andreas Müller, director general adjunto de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (Camexa) y vicepresidente de la Comisión México 4.0, tras la pandemia las empresas de su país elevaron el interés de venir y/o ampliarse en México, pero muchas de sus decisiones finales dependen de tener esas energías limpias.

«Digamos que si el Gobierno actual lo puede asegurar, pueden hacer su política, la que quieran, pero se tiene que asegurar que la luz que llega a la planta tenga su generación a base de energías renovables.

«Si asegura que va a llegar, si esa energía viene de CFE o de un privado, a nosotros eso no nos importa… lo que buscamos es que sea quien sea, sea energía renovable», sostuvo Müller.

Insistió en que mucha de la decisión para invertir se va a tomar en base a la garantía de esas energías.

«Mucho depende ahora de eso y obviamente un reto sí es el tema de energías renovables, es una parte fundamental porque el sector principal que tenemos en México es el automotriz y es una petición que tenemos de los clientes que quieren un coche eléctrico, que también tiene que estar construido con energías renovables».

Refirió que Volkwagen en Puebla va a hacer una inversión fuerte en electromovilidad porque es hacia donde se están moviendo sus plantas y parte de lo que buscan es tener la seguridad de que la energía que llegue sea renovable.

De visita en Monterrey, donde tuvo encuentros con representantes de la academia y organismos empresariales para abordar el tema de la educación dual, Müller aseveró que el creciente interés por México también se debe a la reconfiguración de las cadenas productivas mundiales.

«Las empresas están buscando la diversificación de las cadenas de valor y ahí México en el contexto mundial actual ha recobrado una importancia fenomenal, porque es un país muy abierto al mundo, que cree en la globalización y esperemos que se quede así, que no haya cambios en ese sentido».