Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La discusión en el pleno del Senado de un proyecto para reorganizar la estructura de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) provocó ayer un ríspido debate en el que legisladores de oposición cuestionaron la defensa de la militarización en el País.
Los senadores Emilio Álvarez Icaza, del grupo plural, y el panista Damián Zepeda, cuestionaron el cada vez más preponderante papel del Ejército en la esfera pública, al grado que -señalaron- las Fuerzas Armadas tienen injerencia en 246 actividades.
«Es inadmisible que la izquierda defienda la militarización. Es una derrota ética, política y cultural. Están llevando al Ejército a todos los fueros y espacios. La izquierda se levantó desde el 68 y más contra eso», tronó Álvarez Icaza en una intervención dirigida al petista Gonzalo Yáñez, que desde su escaño le hacía notar que el Ejército sí participaba de las «disculpas públicas».
«No es cierto, no hay presencia de las Fuerzas Armadas. En los sexenios de (Felipe) Calderón y de (Enrique) Peña Nieto sí había representantes de las Fuerzas Armadas», reviró Álvarez Icaza.
«La militarización está por todos los fueros en este Gobierno, no pueden defenderla».
En el mismo tono, Zepeda fustigó la militarización y afirmó que «la distracción» a la que el Presidente López Obrador había llevado a las Fuerzas Armadas estaba detrás del proyecto que se estaba votando.
El proyecto, que se aprobó con 77 votos en favor y 20 en contra, es una iniciativa que envió al Senado el Presidente Andrés Manuel López Obrador para reorganizar la estructura de la Sedena.
Con reformas y adiciones a la Ley Orgánica del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos, el titular del Ejecutivo propuso crear una Comandancia del Ejército para que un General de División -el titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval- pueda delegar funciones.

¡Participa con tu opinión!