Enrique Osorio
Agencia Reforma

ZAPOPAN, Jalisco.- Luz Raquel Padilla Gutiérrez, madre de un niño autista, denunció ante un agente del Ministerio Público amenazas y agresiones en su contra, pero el funcionario le dijo que, al no haber un culpable explícito, no le podían otorgar protección.
La Alcaldía de Zapopan le negó el Pulso de Vida, un sistema de resguardo contra violencia familiar, que también había denunciado la mujer. La Fiscalía Estatal no siguió su denuncia y arguyó que la carpeta estaba en manos de un juez, pero tampoco esta autoridad actuó para protegerla. El sábado, Luz fue quemada viva y este martes falleció por las heridas causadas por la brutal agresión.
Hace dos meses, la mujer de 35años denunció a un vecino, al parecer con fobia hacia las personas autistas, por amenazas, algunas plasmadas en los muros de la escalera para acceder a su departamento.
Ayer, el Alcalde de Zapopan, Juan Manuel Frangie, aseguró que no había registro de la denuncia.
El grupo especializado en protección a mujeres «Me Cuidan Mis Amigas», pidió justicia para Luz y cuestionó la negligencia de las autoridades. Acusó que Luz sufría de violencia familiar, tanto por su ex pareja, como por vecinos a quienes les molestaban los gritos de su hijo.