A casi medio siglo de prisión fue sentenciado un individuo que en el año 2018 participó en el homicidio de dos personas, entre ellos un conductor de transporte privado.
Se trata de un sujeto de nombre José Luis, de 32 años de edad, quien tendrá que pasar a la sombra prácticamente lo que resta de vida. Eso, si realmente se cumplen las leyes, pues en el año 2015 el mismo individuo ya había sido sentenciado a 15 años de prisión por el delito de robo, pero a pesar de ello ya estaba otra vez en las calles y acabó con la vida de dos personas.
En base a las pruebas aportadas por la Fiscalía General del Estado a través del agente del Ministerio Público, un Juez de Control y Juicio Oral Penal encontró elementos de prueba suficientes para dictar sentencia condenatoria en contra de José Luis, consistente en 48 años y 9 meses de cárcel, tras ser encontrado penalmente responsable de dos homicidios dolosos calificados con premeditación y ventaja.
Uno de los occisos era un individuo de nombre Esadro, quien presuntamente en el año 2018 recibió la encomienda de acabar con la vida de un sujeto de nombre Ricardo Arnulfo. Para llevar a cabo su objetivo, lo contactó con la finalidad de ofrecerle en venta un vehículo.
Sin embargo, Ricardo fue alertado de que un individuo había pagado por que le quitaran la vida y que la persona que iba a llevar a cabo dicho “trabajo” era Esadro. Por tal motivo decidió “seguirle” el juego a esta persona y acordaron reunirse el día 10 de enero del 2018 para tratar la supuesta compra-venta del citado automotor.
Sin saber que ya había sido descubierto, Esadro acudió a su cita con Ricardo Arnulfo en la fecha antes señalada a las 18:30 horas, para lo cual lo hizo a bordo de un vehículo de transporte privado que era conducido por el señor José de Jesús, de 46 años de edad.
Al llegar al domicilio de Ricardo Arnulfo éste le pidió a Esadro que lo acompañara a otro lugar donde tenía el dinero para el pago del automotor, por lo que en el vehículo de transporte privado se dirigieron hasta la comunidad de Norias de Ojocaliente.
Una vez que llegaron a ese lugar se encontraron con el ahora sentenciado José Luis, quien fue contratado por Ricardo Arnulfo para quitarle la vida a Esadro. Para ello se dirigieron a un lugar ubicado en la comunidad Los Viejitos, acabó con su existencia con un arma de fuego.
Posteriormente, de ese lugar se trasladaron a la comunidad de Cañada Honda, donde también le quitaron la vida por proyectil disparado con arma de fuego a José de Jesús, con la intención de no dejar testigos.