Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 17-Aug-2020 .-El Presidente Andrés Manuel López Obrador condenó las críticas hacia su familia por vacacionar en el puerto de Acapulco, en medio de la pandemia de Covid-19.

López Obrador hizo referencia en su conferencia de prensa mañanera a la información publicada en algunos medios en torno a la visita al puerto guerrerense que hicieron tres de sus hijos, incluido Jesús, el menor, y su esposa Beatriz Gutiérrez Muller.

“Que va mi hijo Jesús a la playa en Acapulco y video, gran noticia. ¿Qué no puede ir Jesús, su mamá, qué no pueden ir a la playa? ¿Cuál es el delito?”, cuestionó.

Incluso, el Jefe del Ejecutivo comparó la situación con lo que las familias de gobernantes hacían en el pasado.

“¿Qué hacían antes? Cuando usaban los helicópteros del Estado Mayor para llevar a toda la familia a las casas en las playas, estaban a su disposición, se quejaban, se sabía, bueno, muy enojados, pues yo sigo ofreciendo disculpas por todas las molestias que causa la transformación, pero vamos a seguir adelante buscando que las cosas mejoren”.

En este caso y en las protestas que este fin de semana realizó Frena en contra de su gestión, López Obrador las atribuyó al enojo por los cambios que se impulsan desde su Gobierno.

“Ayer me dio hasta risa porque estos que protestan en carros, que tienen todo su derecho a hacerlo y que nunca van a ser reprimidos, porque nosotros estamos construyendo una auténtica democracia, no es una dictadura. Me llamó la atención que es un grupo conservador y al mismo tiempo está hablando de que estamos llevando al País al comunismo, porque se atiende a la gente necesitada, la gente pobre”, dijo.

“Ya dije que el Papa Francisco ha dicho que ayudar a los pobres no es comunismo, es el centro del Evangelio, pero ayer estaban coreando en la plaza de armas de Querétaro: ¡El pueblo unido jamás será vencido! ¡El pueblo unido jamás será vencido! Entonces no hay congruencia, nada más es el coraje, no es un asunto articulado, si no es el enojo, la rabia”.