Al cerrar la XIII Reunión Diocesana de Evaluación, el Obispo Juan Espinoza Jiménez se comprometió a impulsar el trabajo pastoral en la Diócesis de Aguascalientes. “Lo llevaré hacia adelante, no habrá ruptura del IV Plan Diocesano que se trabaja desde hace tiempo, sino una continuación”, aseguró.
El prelado solicitó a todos los colaboradores de la Diócesis “a no echarse para atrás”, a seguir trabajando a conciencia y en unidad “siempre con la mirada a donde se quiere llegar que es el reino de Dios en tierra aguascalentense”. Asimismo, llamó a dar un carácter sinodal a la Iglesia diocesana local y a abrir sus horizontes.
Subrayó que las reuniones pastorales deben permitir el diálogo para enriquecer las propuestas o para encontrar soluciones a los retos vigentes, no quedarse en el silencio para evitar enfrentamientos ya que se pueden resolver los asuntos mediante la palabra. “Todo será mejor si nos ayudamos”, recalcó el Obispo.
Finalmente, Monseñor Espinoza solicitó a los integrantes de las diversas comisiones diocesanas a seguir participando y no retirarse de este quehacer. Del mismo modo, ofreció sumarse a este trabajo y facilitarlo en aras de la unidad eclesial.

“El Obispo de Aguascalientes se sube al tren del trabajo pastoral diocesano, porque ahora se tiene claro el camino a dónde llegar, y para ello se requiere de la colaboración de los fieles católicos que tienen trabajo en las diferentes comisiones, parroquias, decanatos…”
Juan Espinoza, Obispo de Aguascalientes