El Magisterio de Aguascalientes se dice listo y dispuesto para trabajar y solicita que haya un regreso seguro, no nada más para los alumnos y padres de familia, sino también para todos los trabajadores de la educación, afirmó el dirigente de la Sección 1 del SNTE, Ramón García Alvizo.
El representante de los maestros en la entidad aclaró que los docentes no se oponen al regreso a clases presenciales, pero sí quieren garantías. “Tenemos un magisterio comprometido, responsable y preparado para que, si así están las condiciones, arranquemos el día 30 de agosto”.
Estableció que si no hay condiciones para un regreso presencial en determinado plantel porque no haya luz, drenaje, agua, que los vidrios estén rotos, que no cuente con tinacos o con lo mínimo indispensable, las actividades no arrancarán, “por eso queremos un regreso gradual y escalonado. Las escuelas que estén listas, adelante, las que no, pues se tendrán que acondicionar para que se vayan incorporando los compañeros a los diferentes planteles”.
Detalló que desde la semana pasada iniciaron la Jornada Nacional para el Regreso Seguro a las Escuelas en todos los niveles educativos y tuvieron un recorrido por los 11 municipios del estado para conocer de manera directa las condiciones en las que se encuentran cada uno de los planteles educativos y dialogar con los compañeros para conocer su sentir, sus inquietudes y dudas para poder iniciar, si así lo permiten las condiciones, de manera presencial.
Indicó que al ser ahora la educación, una actividad considerada como esencial, de acuerdo con lo decretado por la Federación, los padres de familia decidirán si envían o no a sus hijos a las aulas, pero para los maestros no es voluntario. “De nuestra parte no va a quedar, si los padres de familia determinan no enviarlos, esa ya es responsabilidad de ellos, pero nosotros como trabajadores de la educación ahí estaremos listos para atender a sus hijos, ya sea a distancia o presencialmente”.
Enfatizó que el magisterio local busca contribuir a una educación integral y a estar en constante comunicación con los alumnos y los padres de familia, no sólo en la parte educativa, sino también en lo emocional. “Queremos hacer equipo con todas las instancias tanto de Gobierno, como autoridades educativas y la invitación a los padres de familia para que nuevamente podamos estar en constante comunicación, encontrarán a los maestros como sus aliados para atender a sus hijos”.