De cara al inicio del próximo ciclo lectivo, el sector textil en la entidad se prepara para la confección de los uniformes escolares, aunque en esta ocasión serán cautelosos en la cantidad, pues existe el nerviosismo de que las condiciones sanitarias pudieran cambiar y que con ello no sea posible el retorno físico a gran escala tal y como está previsto.
Ernesto Castorena Rodríguez, presidente de la Asociación de Empresarios de la Industria del Vestido, aceptó que las próximas semanas serán determinantes, para conocer si los productores están dispuestos a realizar grandes inversiones enfocadas a la confección de prendas escolares. Lo anterior, luego que durante el año pasado y a consecuencia de la pandemia y la suspensión de clases por las mismas causas, los empresarios del sector textil registraron pérdidas importantes, lo cual los orillará a tener que rematar sus inventarios para enfocarse a la confección de las nuevas prendas escolares.

“Nadie se va a aventurar a hacer una inversión fuerte si el año pasado o antepasado se quedaron con mercancía que se esperaba vender en los siguientes años. Entonces, primero van a querer liquidar el inventario y posteriormente van a querer fabricar, pero dependerá mucho de la compra o adquisición que tengan los padres de familia…” Ernesto Castorena