Por lo menos 80 pequeños ganaderos quedaron “embarcados” con créditos adquiridos con la compra de reses para engorda, luego de que el FIRA canceló el financiamiento que ya les había autorizado con antelación, “ahora no tendrán de otra más que buscar cómo pagar o regresar el ganado”, lamentó el presidente de la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes (UGRA), Juan Pablo Franco Díaz.

Resulta que con meses de anticipación, los pequeños productores pecuarios dedicados a la engorda de ganado de carne, solicitaron el financiamiento a través de Fideicomisos Instituidos en Relación a la Agricultura (FIRA), para lo cual les obliga presentar un proyecto, el cual les fue aprobado con el compromiso de que una vez que tuvieran los animales en su poder, entonces se les otorgaría el recurso.

Sin embargo, grande fue la sorpresa cuando ya con el ganado en su poder, acudieron a las oficinas del FIRA por el apoyo prometido y la respuesta es que siempre no, pues ya habían cerrado por anticipado el programa debido a que no hay recursos.

El problema ahora es que esos pequeños ganaderos “se embarcaron” con entre 10 y 20 reses, “se trata de productores que se atrevieron a crecer, atendiendo el discurso de que se apoyaría a los más pequeños con deseos de mejorar, pero resulta que no fue así, ahora tendrán que regresar el ganado o bien, deshacerse de otros bienes para poder pagar”.

Son alrededor de 80 pequeños ganaderos engordadores de reses, a los que se les había prometido un crédito de 200 mil pesos, pero ya no fue, al cerrar por anticipado los programas de apoyo, y en cambio se quedaron con otras deudas pues a la par tuvieron que pagar un seguro y otros trámites que cumplieron para poder allegarse el crédito.

Franco Díaz, expresó que el discurso del Gobierno Federal ha sido el de dar impulso al campo, “ayudar al que da de comer al pueblo, pero eso no lo hemos visto nosotros, al menos por lo que respecta a los pequeños productores, tal parece que ese discurso ya no lo creen, porque no ha habido ese impulso”.