Con la pandemia, llegó el “burn out”

Las trabajadoras sociales también han sido víctimas del síndrome del profesional quemado a consecuencia de la pandemia donde permea la fatiga, así como el desgaste de la salud física y mental derivado de jornadas extenuantes, estableció Mónica Pedroza Padilla, presidenta del colegio del ramo.

Lo anterior salió a relucir en el marco de la realización del Primer Encuentro Regional Noreste de Trabajadoras Sociales que contó con la participación de 7 colegios de manera virtual, donde el tema central fue justamente las condiciones laborales de dicha profesión que con la pandemia han sido terribles por lo que el síndrome del profesional quemado es tangible en el gremio.

Explicó que el síndrome de profesional quemado conocido también como burn out, consiste en el desgaste por las condiciones laborales o el abuso de trabajo al que se les fuerza y que ahora con la pandemia al personal de salud se le ha sobre exigido trabajar, a pesar de tener derecho a días festivos y a pedir días económicos, así como a vacaciones, pero que desde el año pasado hubo gente a la que no se le permitió descansar porque tenía que atender la salud que era prioritaria. “El año pasado mientras la gente estuvo quieta en sus casas, el personal de salud y de trabajo social no podía dejar de trabajar y eso generó un desgaste a lo cual se le llama el burn out”.

Comentó que en dicho Encuentro Regional también se tocó el tema de las condiciones laborales de las Trabajadoras Sociales en el país luego de que ante la Dirección General de Profesiones están etiquetadas como un oficio, lo cual les pega directamente en el salario, al ser vistas al nivel de carpinteros, fontaneros o cocineros, por lo que justo dentro del gremio trabajan para que no sean vistas como gente improvisada. “El Trabajo Social es una disciplina de las Ciencias Sociales y antes era vista como una subdisciplina de la Sociología, pero a partir de 2018 se hace la diferenciación donde se hace disciplina porque ya tenemos trabajo de investigación realizado y ya hay generación de teoría”.