CDMX.- Los chistes que le hacían los amigos de Platanito al visitarlo en el hospital no eran del todo inocentes: cuando lo bajaron de piso, ellos le dijeron que era para acercarlo a la morgue del sótano. Él no los olvida porque, dice, ese humor fue una medicina que lo sacó adelante.
Pero el payaso no ha completado su tratamiento, pues le falta oír las risas del público, incluso a costa de las dificultades que tuvo al contagiarse de COVID-19 y generar complicaciones en su corazón.
“Los shows ahora significan vida, pensé que ya no volvería a ver a nadie porque literalmente estaba muriendo. Pensaba que no iba a poder volver a trabajar, que no me iba a volver a maquillar porque me iba a morir”, recordó el comediante en entrevista telefónica.
Los sucesos traumáticos vistos después de un tiempo permiten llegar a la comedia, pero, en la visión de Sergio Verduzco, su nombre real, no necesita demasiado.
Su presentación en La Maraka Salón el 13 de agosto estará cargada de reflexiones pandémicas, pues el también conductor ha optado por ver sus vivencias desde un lado más divertido.
“El show cambió y lo adapté a platicar de temas del COVID y de todo lo que hemos vivido en este año ocho meses”. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)