Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Delia Quiroa, quien desde 2014 busca a su hermano secuestrado en Tamaulipas, afirma que, si hay corrupción en el manejo de los fideicomisos que buscan desaparecer, los culpables están en el mismo Gobierno.
“La diputada Dolores Padierna decía que el banco se quedaba con una cuota y nos estaba robando, a lo mejor es cierto, ¿pero quién maneja el banco si es el Banco del Bienestar, que antes era el Bansefi. Es el mismo Gobierno el que es corrupto y ahora, en lugar de castigar a los funcionarios, nos dejan sin apoyo a las víctimas”, critica.
La mujer participa desde febrero en un plantón afuera de la Comisión Especial de Atención a Víctimas (CEAV) para que les garanticen el apoyo económico para seguir buscando a sus familiares y para la reparación de daño cuando el culpable no aparezca, haya muerto o no tenga dinero.
Pero ahora, el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral, con unos 574 millones, también va a desaparecer.
“Con ese dinero los familiares podíamos hacer nuestras búsquedas, inclusive, de ahí se tomaba para resarcir en algo el daño y ahora también nos quedamos sin ese fondo”, lamenta.